Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

Visto desde Alemania - Page 5

  • Benedicto XVI ha marcado el límite

     

    BXVI.jpegRecibí la noticia de la renuncia de Benedicto XVI a través de un SMS de un amigo con absoluta incredulidad. Al leer el texto de la renuncia me conmoví y, poco a poco, me fui percatando de que vivimos un momento histórico. Me llama mucho la atención que esta renuncia -ante la que sólo cabe aceptarla con silencio, respeto y admiración- impacta a muchos que tienen la necesidad de hablar sobre alguien muy importante que ha cometido la osadía de aceptar sus limitaciones en una época sin límites: sin límites en la ciencia, sin límites en la pobreza, sin límites en la riqueza, sin límites a la agresión al comienzo y al fin la vida, sin límites en la soledad, sin límites en la comunicación inmediata y constante y sin límites en el egoísmo.

     

     

    Me parece coherente que una persona tan lúcida intelectualmente como Benedicto XVI decida retirarse después de 30 viajes en Italia y 24 viajes internacionales, muchos de ellos trasatlánticos. Benedicto XVI ha aceptado la realidad de su vida. ¡Qué difícil es eso! Basta observar a cualquier persona de 85 años que conozcamos para darnos cuenta de que el ritmo de vida de un Papa hoy en día exige unas fuerzas humanas casi incombustibles. A una persona con el sentido de la resposabilidad como Benedicto XVI le habrá costado infinitamente más resignar que aceptar su servicio en la Sede de Pedro. Me imagino las noches oscuras del alma que habrá pasado.

     

     

    Ante esta decisión mi respuesta es: ¡Gracias!, gracias por todo lo que hemos aprendido de él, gracias por su sonrisa en el calor de agosto de Madrid, gracias por sus tres libros sobre la persona central de su vida y de todo cristiano, Jesús de Nazaret. ¡Perdón!, perdón por mi falta de oración y solidaridad con el Papa. Para entender su agotamiento no solo físico sino psíquico, basta leer las dos cartas en las que manifiesta su sufrimiento. La primera, la del 10 de marzo de 2009, sobre la remisión de la excomunión de los cuatro obispos consagrados por el arzobispo Lefebre: "Una contrariedad para mí imprevisible fue el hecho de que el caso Williamson se sobrepusiera a la remisión de la excomunión. El gesto discreto de misericordia hacia los cuatro Obispos, ordenados válidamente pero no legítimamente, apareció de manera inesperada como algo totalmente diverso: como la negación de la reconciliación entre cristianos y judíos y, por tanto, como la revocación de lo que en esta materia el Concilio había aclarado para el camino de la Iglesia... Me han dicho que seguir con atención las noticias accesibles por Internet habría dado la posibilidad de conocer a tiempo el problema. De ello saco la lección de que, en el futuro, en la Santa Sede deberemos prestar más atención a esta fuente de noticias. Me ha entristecido el hecho de que también los católicos, que en el fondo hubieran podido saber mejor cómo están las cosas, hayan pensado que debían herirme con una hostilidad dispuesta al ataque".

     

     

    Otra carta, del 19 de marzo de 2010, dirigida a los obispos de Irlanda y a todo el mundo sobre los abusos a menores dice así: "Habéis traicionado la confianza depositada en vosotros por jóvenes inocentes y por sus padres. Debéis responder de ello ante Dios todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos. Habéis perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado vergüenza y deshonor sobre vuestros hermanos sacerdotes o religiosos. Los que sois sacerdotes habéis violado la santidad del sacramento del Orden, en el que Cristo mismo se hace presente en nosotros y en nuestras acciones. Además del inmenso daño causado a las víctimas, se ha hecho un daño enorme a la Iglesia y a la percepción pública del sacerdocio y de la vida religiosa".

     

     

    Y termino diciendo y rezando: "¡Ayúdale más!" ahora, en el momento en el que Benedicto, nunca mejor dicho, brillará por su ausencia.

     

  • El sistema dual, motor de Alemania

     

    AusbildungsplatzApotheke_430.jpgMe molesta que cuando estoy fuera de Alemania me pregunten si los alemanes se sienten los dueños de Europa, o que se culpe a Alemania de algo que seguramente tiene que ver con el hecho de que algunos no hayan hecho sus deberes.

     

    De todos los países se pueden aprender muchas cosas. Si hay algo que aquí funcione bien y es un hit de exportación, es el sistema dual de formación profesional (www.bibb.de). Esto ya nos da una pista, pues no es necesaria una carrera universitaria para hacer algo de provecho en la vida. Hay multitud de profesiones muy dignas que uno puede aprender sin ir a la universidad.

     

    Es muy propio de Alemania encontrarse empresas de alta tecnología "en medio del bosque", es decir, apartadas de los los grandes centros industriales y comerciales. Así, uno se encuentra empresas en la zona del Sauerland, o en el Allgäu, que son expertas en productos altamente especializados y que exportan a todo el mundo.

     

    El sistema dual de formación profesional consiste en combinar los conocimientos prácticos en una empresa (con la que el aprendiz firma un contrato de formacion) durante dos o tres días a la semana y, el resto de la semana, acudir a clases teóricas en una escuela de formación profesional central para todos los de la misma profesión. En este proceso se involucra a la cámara de industria y de comercio, que es la encargada de llevar a cabo los exámenes.

     

    Tanto la oferta como la demanda de puestos de formación son un continuo desafio. A esta dificultad se han añadido últimamente las consecuencias del "invierno demográfico". Es decir, hay empresas que ofrecen puestos de formación, pero tienen grandes problemas para conseguir aprendices, ya que éstos prefieren vivir en las grandes ciudades (Köln, Hamburg, Berlin, München), por lo que algunas zonas periféricas se empiezan a despoblar dramáticamente. No sorprende, por tanto que hace unos meses se hayan dado conversaciones entre el Gobierno de España y el de Alemania para intercambiar experiencias sobre el sistema dual.

  • Lo primero, la familia

     

    schroeder.jpgLa joven ministra alemana de la Familia, Kristina Schröder, de 35 años, publicó este año un libro con el título: ¡Gracias, la emancipadas somos nosotras mismas!, Despedida de la imposición de los roles. (Danke, emanzipiert sind wir selber!, Abschied vom Diktat der Rollenbilder). A ella misma le ha tocado dar explicaciones de su forma de actuar a la opinión pública desde que fue nombrada ministra. Ella lo cuenta en su libro. Se encontraba en el coche, camino del aeropuerto de Berlín para volar a Frankfurt cuando le llamó la Canciller Angela Merkel y le preguntó si estaba dispuesta a ser Ministra de la Familia. Schröder, que en ese momento se llamaba Köhler por no estar casada y no haber adoptado el nombre de su futuro marido, pidió una hora de tiempo para tomar la decisión. En vez de volar a Frankfurt regresó a Berlín para hablar con su futuro esposo, Ole Schröder, Secretario de Estado en el Ministerio del Interior. Al transmitirle su decisión a Merkel, la futura ministra le dijo: “si, pero...“. Le comentó que deseaban tener un hijo y le preguntó si lo veía compatible con su trabajo como ministra y Merkel le dijo: “eso no es problema“. En efecto, Kristina Schröder es la primera ministra alemana que da a luz durante el ejercicio de su ministerio.

     

    A partir de ahí comenzaron las llamadas y las preguntas en el ministerio y en sus apariciones en público: que cuándo se casa, que si adopta el nombre de su esposo (como es tradicional en Alemania), que si va a meter al hijo en la guardería, que cuándo ve a su hijo, que cuándo regresa al trabajo... Kristina Schröder estaba agotada de dar continuamente explicaciones tanto a las feministas empedernidas como a las que ella llama “conservadoras estructurales“. No se quiere dejar encasillar por nadie, lo cual me parece muy legítimo.

     

    En un país que sufre como toda Europa del “invierno demográfico“, se debate abiertamente cual debe ser el comportamiento adecuado como padres y educadores. Mientras que las “feministas oficiales“ y también algunos empresarios hacen presión para que muchas mujeres empleen su talento en el mundo laboral, otras acusan de ser “madres cuervo“ a aquellas que aparentemente se desentienden de sus hijos al meterlos en una guardería a los tres meses.

     

    Kristina Schröder es partidaria de una paternidad y de una responsabilidad compartida por parte del padre y de la madre. Para ella un posible ideal en el siglo XXI consiste en que tanto el padre como la madre trabajen a jornada partida y así les sea posible a los dos compartir las responsabilidades del hogar y de la educación. Es un modelo que me parece interesante y que he experimentado trabajando en una empresa sueca (Ericsson) durante doce años. He visto a muchos gerentes de todos los niveles abandonar una temporada su trabajo, para dedicarse más a los hijos.

     

    Mientras que el siglo XX fue el siglo de la entrada masiva de la mujer en el mundo laboral, el siglo XXI debería ser el siglo del varón: del hombre que comparte la tarea educativa (y que no se mueve como un extraño en su propia casa) y del empresario que respeta los horarios de aquellos empleados que son padres y madres de familia y no convoca reuniones a horas intempestivas o durante los fines de semana. Schröder ha acusado públicamente como enemigos de la familia a aquellos directivos que convocan este tipo de reuniones de trabajo. Suelen ser personas para los que las relaciones de trabajo se convierten en sucedáneos de la vida familiar y no sorprende, por tanto, que un mundo laboral agresivo sea culpable de la ruptura de muchos matrimonios. No olvidaré lo que me contaron de un un gerente que asistió a un programa de una escuela de negocios, que al final de la clase comentó a la profesora: “He descubierto que no sólo soy responsable de mi divorcio, sino también del divorcio de muchos de mis empleados“.

     

  • Los hijos de Hollywood

     

    Curtis.jpegA Allegra Curtis, una de las hijas de Tony Curtis, le gusta vivir en España y todavía más, cerca del mar mediterráneo. El buen clima le recuerda probablemente a su infancia en California. En 2011 publicó un libro en alemán bajo el título "Yo y mi padre".

     

     

     

     

    Allegra ha sido valiente al escribir este libro, que revela el destino que le toca vivir a un hijo o a una hija de un famoso de Hollywood. Desde luego no todo es oro lo que brilla en Hollywood y uno se pregunta cuál sera el motivo por el que Allegra nos ha querido contar todo esto. Un motivo quizá podría ser evitar que después de leer el libro nos dejemos deslumbrar por la vida externa de los famosos. Otro motivo podría ser una especie de autoterapia para recomponer y reorientar la propia vida y darle un nuevo sentido. En cualquier caso Allegra es alguien a la que le gusta compartir lo mejor que tiene.

    Comienza el libro con la llegada de la noticia del fallecimiento de su padre en Las Vegas en 2010. Ella vivía en Mallorca esos días. Al poco tiempo de recibir la noticia nos cuenta: "me comporté de repente como una viuda española. Me vestí de negro, me puse un sombrero negro sin maquillarme. Me acababa de peinar. Cuando apareció el taxista le entregué un papel con la dirección de la comunidad judía y le dije: mi padre ha muerto. Lléveme a la sinagoga".

     

     

    Allegra nació del corto matrimonio de Tony Curtis con la actriz alemana Christine Kaufmann. Allegra no tiene reparos en contarnos que su padre, como muchos actores, llevaba una vida hacia afuera, de cara al público. Siempre estaba necesitado de público. Desgraciadamente una de la maneras que tenía para superar esta sobrecarga emocional era el consumo de droga. Aparecen en el libro muchos nombres de más personajes que le acompañaban en ese modo de dispersión. Por lo visto, no se trata de una excepcion en Hollywood. Muchos hijos de actores crecen en el entorno de la droga.

     

     

    "Amor, de eso no se trata. Tienes que conducir un Porsche. El dinero es más importante que el amor". Oír frases como estas de los labios de su padre no era una excepción. A pesar de esto, lo asombroso del libro es que está escrito sin rencor hacia sus padres. Allegra nos transmite una imagen de su padre algo excéntrica, pero siempre humana. Ya de edad avanzada se entera de que su padre tenía una fundación de ayuda social en Hungría, país del que provenía.

     

     

    "Se consiguen puntos en Hollywood teniendo hijos". Tony Curtis tuvo bastantes de varios matrimonios. La verdad es que no me he parado a contar cuántos. Esto sigue siendo así hoy en día. Uno puede tener la impresión de que para un actor o para una actriz tener un hijo es como ponerse un "accesoire". No nos corresponde a nosotros juzgar las intenciones o interpretar a nuestro modo una imagen que se nos transmite. Sea como sea, Allegra aparece como una persona que sabe perdonar y que tiene suficiente fuerza y recursos interiores para ver la vida de un modo positivo y alegre. Su nombre no será una casualidad. Esperemos que su libro salga pronto en castellano.

     

     

     

  • La antropología de la red

     

    internet.jpegDicen que "la red no olvida". Sobre estas y muchas más cuestiones cibernéticas trata el libro "NEXT" publicado por la profesora de Comunicación Corporativa de la Universidad de San Gallen en Suiza en el verano de 2011, Miriam Meckel, conocida autora y ensayista alemana.

     

     

     

    En efecto, ya se habla del "Websuicide" para conseguir desaparecer de la red. Hay gente que paga mucho dinero para no aparecer en la red para nada. Meckel propone, entre otras cosas, que se facilite colgar fotos en la red con fecha de caducidad. Ciertamente me sorprende la facilidad con la que los adolescentes (especialmente las adolescentes) cuelgan fotos en Facebook. No se dan cuenta de las repercusiones que puede tener, por ejemplo, cuando tengan que buscar trabajo.

     

     

    La cuestión de fondo es si las nuevas tecnologías nos deshumanizan. Como en todo, es cuestión de equilibrio y de ponderación en su uso. El libro se desarrolla como una reflexión de un ordenador que "cuenta" su historia sobre la conquista de datos humanos. Habla de la transición del "tiempo corpóreo" al "tiempo del sistema". Mientras que en el primero los datos se encontraban en el cuerpo, en el segundo, los datos se encuentran en "el sistema".

     

     

    No cabe duda, "la red" sabe cada vez más sobre nosotros y como la memoria es gigante y no cuesta, "la red" es cada vez más hábil usando los datos que nosotros mismos, quizá ingenuamente, introducimos. Las posibilidades de asociación de "la red" no son nada despreciables. No soprende, por ejemplo, que al comprar un libro en internet, la red nos sugiera: "los que han comprado este libro también han comprado estos". También es conocido que los resultados de búsqueda en Google depende también de quién busca y de qué perfiles suyos se encuentran registrados en la red. Por lo tanto, el resultado es condicionado.

     

     

    Las aplicaciones médicas asociadas con "Apps" también nos resultarán asombrosas dentro de poco. Tener un chip injertado que trasnmita datos para apliacaciones médicas puede dar grandes resultados en beneficio de la salud.

     

     

    De todos modos, como ingeniero, el cerebro y la inteligencia de todos los órganos del cuerpo no me parecen sustituibles por un ordenador, ya que el hombre es mucho más que materia. Ya lo dijo Aristóteles, está compuesto de cuerpo y alma, lo cual da fe de una inteligencia superior que, para mí, es Dios. Pienso que ningún hombre será capaz de "inventar" a un hombre por mucho progreso que haya.

     

  • Colonia, ciudad literaria

     

     

    Buch.jpgBien se puede decir que Colonia es una cuidad literaria. Cada año tienen lugar tres eventos que lo confirma.

     

    La Lit.Cologne (www.litcologne.de) es una feria litararia en la que se presentan libros y autores. Tuvo lugar por primera vez en marzo de 2001. En el 2012 el programa contaba con 172 intervenciones. Participan tanto premios nobel de literatura como galardonados nacionales y también autores de Best Sellers. También tuvieron lugar sesiones de tarde con temas especiales, como por ejemplo la presentación del libro "My Song" del cantante, autor y activista político Harry Belafonte. 73 presentaciones se dedicaron a literatura juvenil en la que participaron clases de colegio al completo. En el 2011 asitieron 85.000 participantes y se cubrió la capacidad de la feria al 96 por ciento, lo cual demuestra que no solo el cine y la música se pueden presentar en una feria sino también la literatura.

     

     

    Durante el verano, la literatura traspasa las puertas de las casas privadas. Los amantes de la cultura se convierten en anfitriones (www.kunstsalon.de) y dan la bienvenida a autores y participantes y contribuyen económicamente a financiar los costes de los autores y de la organización. La idea consiste en dar a los autores la posibilidad de ser conocidos y al mismo tiempo fomentar la idea cultural del "Salón", muy extendida en el pasado en Alemania, mediante la cual los mecenas culturales daban entrada en su hogar a artistas conocidos y por conocer, fomentando, de este modo, el progreso del debate cultural y las relaciones sociales. Este verano participaron 33 anfitriones y 50 autores. El buen tiempo, los jardines de las casas, la terrazas en los techos y los patios contribuyeron a crear el ambiente necesario y estuvieron completas y facilitaron el contacto entre autores y lectores. Me parece una idea muy aplicable para Palma.

     

     

    Por último, del 7 al 9 de septiembre de 2012 – lo más parecido que hay al dia del libro en España – tiene lugar la Feria de la Lectura en el Rhin (www.rheinlesen-koeln.de). El año pasado asistieron 25.000 personas. El evento tiene lugar en el emblemático entorno de tres nuevos edificios llamados "casas grua", debido a su arquitectura a las orillas del Rhin.

     

     

    Tres eventos que invitan a leer más y a movilizar la creatividad. Tres motivos para aprender alemán y visitar Colonia.

     

  • Hacerse alemán

    FK-Karneval_Koeln_008.jpegSe habla y se escribe mucho sobre la integración social en Europa. Cuando llegué a Alemania en 1984 me vine con la idea clara de "hacerme alemán". Esto no quita que me sienta muy mallorquín y muy español, pero esta idea me parece fundamental para aquel que no quiere vivir en un mundo paralelo y superpuesto sino que desea empaparse de la realidad en la que vive. Por eso también procuro leer cada día las páginas locales del periódico y conocer y participar de las preocupaciones sociales del país, que es ahora mi nuevo país sin que necesariamente tenga que adoptar la nacionalidad alemana.

    El "hacerse alemán" supuso no tener contacto con españoles durante la carrera, incluso evitarlo activamente y así fue como lo hice durante muchos años. En aquella época no existía ni la red universal Internet ni tampoco Facebook.

    Ahora he conocido una movida bastante interesante en Facebook relativa a este tema. Un amigo de Pamplona que vive en Colonia ha creado junto a otras personas el grupo "Españoles en Colonia" y curiosamente este grupo va en rápido aumento. Ya hay alrededor de 500 miembros y la verdad es que ahí se cuelgan todo tipo de preguntas, que por lo general van muy en serio:

    Penélope pregunta: ¿Me podrían decir cuánto puede costar mandar un container desde Canarias a Alemania?. Aitor pregunta: ¿Algo interesante que hacer hoy en Colonia? Tampoco faltan consejos muy prácticos y relevantes. Claudia nos informa: "Para los que queráis convalidar vuestro título de ingeniero, estos son los pasos a seguir...".

    Los deportistas televisivos están bien representados. Junco escribe: "Voy a ver el partido en Rudolfplatz en un bar de deportes muy grande que está haciendo esquina en la misma plaza".

    No sólo hay españoles en ese grupo, sino también latinoamericanos y alemanes con interés por España. Hay españoles que escriben en alemán y alemanes que escriben en castellano. José hace preguntas filológicas como: ¿Qué hablamos en Colonia? ¿Speutsch o alemañol? Y Nadja contesta: ¿Espaneutsch oder Deutschellano?

    Cliff nos ofrece su bicicleta con foto por 80 euros y Estela dice que llega el día 22 y busca un piso de alquiler para dos personas y se interesa por las quedadas que se anuncian continuamente en ese grupo. Carmyla nos ofrece sus últimas recetas: "Buenos días. Hoy te he preparado una tapa dulce que es una delicia, "Zoete Marisa". El nombre significa "Dulce Marisa" Es un postre sano a base de yogurt y fresas. Sencillo de preparar pero con un sabor increíble. ¡Que lo disfrutes! Saludos, Carmyla".

    Podríamos segir. Esto es sólo una muestra, que es ya de por sí interesante. No sé que hubiera sido de mi, si en mi época de estudiante hubiera existido Internet y Facebook. Seguramente hubiera tenido que luchar mucho más para concentrarme sobre la dura materia de la carrera de telecomunicaciones y no hubiera aprendido tanto alemán. La dispersión es hoy mucho más fácil. Eso no quiere decir que los tiempos pasados siempre fueron mejores. Los tiempos de hoy son simplemente distintos, con sus ventajas y sus desventajas. El reto es el mismo: el orden interior y la cabeza clara.

  • ¿Impuesto demográfico?

     

    familia numerosa.jpegEl diputado alemán Markus Wanderwitz, portavoz del grupo de diputados jóvenes de los cristianodemócratas (CDU/CSU) ha presentado la idea, a primera vista descabellada, de una contribución solidaria y obligatoria al Estado para aquellas parejas que no tengan hijos. Su razonamiento es que tener hijos siendo un asunto privado que tiene serias consecuencias para el país. La realidad es que la tasa fiscal para los casados sin hijos es la misma que la tasa fiscal para los casados con hijos. No es así en Francia, por ejemplo. Los matrimonios con hijos contribuyen mucho más, a través de IVA, a llenar las arcas del Estado que los matrimonios sin hijos. La pensión que reciben los matrimonios con hijos es la misma que la que reciben los padres sin hijos, sin tener en cuanta el beneficio económico que para el Estado supone la inversión en educación que hacen los padres con sus hijos.

     

     

    La idea de un "impuesto demográfico" ha sido aplastada inmediatamente por la canciller Merkel. Es lógico, pues presenta unas graves dificultades prácticas de aplicación. ¿Por qué "penalizar", por ejemplo, a aquellos que involuntariamente no pueden tener hijos?.

     

     

    En realidad, lo más sorprendente de esta propuesta es que se haya hecho. Es una señal de que existe un problema demográfico grave en Alemania (y también en Europa). Seguramente sería más acertado proponer una política que favorezca de un modo decidido a las familias numerosas en Alemania. Hay un millón doscientas mil familias con tres hijos o más en Alemania. El 75% de estas familias viven con matrimonios estables y contribuyen a mejorar el capital humano del país y, por eso, no se merecen para nada que se les califique de "asociales" por tener un proyecto abierto a la vida, como así ocurre. Con frecuencia se asocia a la familia numerosa con un riesgo de pobreza. Es cierto que hay muchas familias numerosas que lo pasan muy mal para llegar a fin de mes. Pero también es cierto que convendría más asociar a la familia numerosa como un factor de riqueza vital para Alemania y para las relaciones humanas. Existen investigaciones recientes, que se pueden comprobar en muchas familias numerosas, que afirman que el menor de los hermanos es siempre el más espabilado, el más creativo, el más ingenioso. Ya que Alemania depende mucho de su alta productividad, le conviene mucho fomentar el ingenio humano y la innovación desde el principio, por ejemplo, fomentando más la familia numerosa.

     

     

    El discurso sobre la concialiación de la familia y el trabajo no considera muchas veces la realidad de la familia numerosa, sobre todo en Alemania, ya que muchas instituciones educativas terminan su tarea al medio día y muchas madres y algunos padres tienen que "hacer el pino" para ocuparse de sus hijos por la tarde o buscar otro tipo de ocupación para sus hijos.

     

     

    La primera cresta de la ola del problema demográfico se presenta con la falta de personal cualificado y de aprendices en el mercado laboral. La segunda cresta del tsunami se presentará cuando en pocos años se doble en algunas poblaciones el número de personas mayores de 80 años y falte personal y dinero para atenderlas. Se calcula que en 2050 la media de edad en Alemania será de 60 años. Dicho de otro modo: el futuro de la sociedad alemana y europea está en las manos de las familias numerosas.

     

  • España, ¿reserva laboral de Alemania?

     

    Arbeit.jpgÚltimamente oigo con demasiada frecuencia a políticos alemanes, como por ejemplo al ministro del Interior, Hans-Peter Friedrich, o al antiguo ministro de Economía y Trabajo, Wolfgang Clement, hablar de España como la reserva laboral de Alemania.

     

     

    A nadie se le ha olvidado el reciente viaje de Angela Merkel a España en el que ha ofrecido multitud de puestos de trabajo para españoles. De hecho, el Instituto Nacional de Estadística alemán ha comunicado que en 2011 llegaron un 49% más españoles que en el año anterior (2.400 personas más). Paradójicamente, 64.000 alemanes abandonaron su propio país.

     

     

    Instintivamente me pone un poco triste la "fuga de talento" desde España en dirección a Alemania, pues se trata de personas con creatividad, entusiamo y energía que podrían ayudar a resolver los problemas de nuestro país. Por otro lado, y visto a nivel europeo, es una buena oportunidad y, seguramente, una medida eficaz para lograr una inmigración intra-europea sensata ya que, obviamente, Alemania prefiere una inmigración europea a una inmigración procedente de países árabes. Se trata de la capacidad de integración y de asimilación.

     

     

    Yo mismo salí de España a los 17 años, en 1984. Ya desde pequeño me educaron para que me fuera despegando de Mallorca. A los 10 años me pasé un mes del verano en Inglaterra y los tres veranos siguentes en Irlanda. A los 16 años mi madre me dijo: "ya sabes inglés, ahora aprendes alemán". Me acuerdo perfectamente. De ahí a quedarme en Alemania para estudiar Telecomunicaciones ya fue poca distancia. Fui un emigrante precoz. Es obvio que todo se lo debo a mis padres que tenían una idea muy clara de que saber idiomas aumentaba las oportunidades en la vida y así es.

     

     

    Es cierto que hoy en día hay que considerar el inglés como segunda lengua materna y todo cuidadano europeo debería hablar por lo menos tres idiomas europeos. Ahora es todo más fácil, también debido al programa de intercambio universitario Erasmus. Ahora bien, hay que estar bien precavidos porque tengo la impresión que este programa es para muchos una oportunidad de pasárselo bien, estar todo el día con otros españoles y no pegar ni golpe para luego regresar a España con el mismo nivel de alemán que tenían antes de salir.

     

     

    Siempre es bueno salir del país una temporada. Uno de los efectos positivos que tuvo para mí fue darme cuenta de verdad de lo que tenía en casa y ser más agradecido. Resulta agradable tener un bagaje cultural amplio, ser capaz de leer libros en tres idiomas. Recuerdo lo emocionante que fue para mí oir la Pasión según San Mateo de J.S. Bach en la catedral de Aquisgrán en alemán y ser capaz de entenderla completamente. Pienso que fue el primer momento en el que me sentí alemán aunque mi pasaporte sea español y, de momento, no tengo intención de cambiarlo. Me sentí alemán porque esta composición expresa muchos sentimientos que me permitieron comprender mejor la manera de expresarse que tienen los alemanes.

     

     

    Al que dude o tenga pereza por comenzar a aprender un nuevo idioma europeo, que se anime.

     

     

     

  • El partido pirata

    Piraten.JPGNunca pensé que la piratería se podría asociar a un partido político. El partido de los piratas (www.piratenpartei.de) ha dejado de ser un partido de cuidadanos que protestan para pasar a la realidad política del Land de Berlín como resultado de las últimas elecciones autonómicas. Quince piratas son diputados por el parlamento autonómico de Berlín.

    El partido no se rige por un sistema de delegados sino que cada miembro tiene voz y voto y puede presentar propuestas ante el pleno del partido. Los piratas se entienden como portadores del estilo político del siglo XXI: más transparencia (en contra de una política de puertas cerradas), más derechos del cuidadano (en contra del almacenamiento de datos privados), en contra de patentes sobre seres vivos, medicamentos y software. En lo que se refiere a la política familiar patinan un poco: promueven la autodeterminación como máxima de la vida familiar. Yo más bien la definiría como complementariedad mutua entregada. Al mismo tiempo proponen que el Estado no registre el sexo de las personas. En la política medioambiental se manifiestan contrarios a la energía atómica y los monopolios.

    El partido fue fundado el 10 de septiembre de 2006 en Berlín según el modelo del partido pirata sueco. La media de edad en el partido es de 35 años. La media de edad de los verdes es de 42 años, la de los liberales de 51 años, la de los cristianodemócratas de 57 años, la de los socialistas de 58 años y la de los comunistas de 65 años. Son datos interesantes.

    Uno de los principios del partido es que todo es público y muchas decisiones se toman en la red. La comunicación interna tiene lugar en Twitter y no en los pasillos de una sede de partido. Las decisiones mayoritarias se toman en base al "liquid feedback". Los textos de las propuestas son visibles al exterior del partido. La base del ideario pirata se encuentra en la "declaración de Uppsala" que documenta los fines de todos los partidos piratas con motivo de las elecciones europeas de 2009. Muchos de estos fines tienen que ver con la relajación del derecho al "copyright". Curiosamente este punto, común con los verdes, ha llevado recientemente a un pronunciamiento del Juzgado de Europa en contra al intento de patentar la información genética del ser humano y consecuentemente al reconocimiento de la dignidad del hombre desde el momento de su gestación.

    Desde fuera podrían dar la impresión de ser un grupo de caóticos que no brillan especialmente por su elegancia. Por otro lado, sería un error ignorarlos, como hubiera sido un error ignorar a los verdes hace 40 años. Los piratas no se dejan encuadrar en un esquema de derechas o de izquierdas. De hecho en Berlín, para su sorpresa, les han sido asignados los sitios a la derecha de los cristianodemócratas aunque ellos pensaban que serían situados entre los verdes y los comunistas. El jóven diputado Alexander Spies está acostumbrado a llevar siempre un gorrito. No está permitido llevar gorritos en el hemiciclo y ahora muestra su calva. En cualquier caso, como comenta Anne-Dore Krohn en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, Spies afirma que "queremos hacer política con contenido". Nos dejaremos sorprender.