Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

Cultura

  • La Meca de las galerías de arte

    galerienverzeichnis.jpgSe puede decir que la ciudad de Colonia es la Meca de las galerías de arte y es, por lo tanto, uno de los lugares más importantes de este tipo de comercio. Aquí se creó el "Kunstmarkt" (el mercado del arte) y de ahí surgió la Feria Art Cologne (www. artcologne.de). También existen las Ferias Cologne Fine Art (www.colognefineart.de) y la ART.FAIR 21 (www.art-fair.de), feria de arte contemporáneo. En Colonia se puede disfrutar de un centenar de galerías y también es donde se escribe la historia del comercio del arte, ya que aquí está situado el archivo central del mercado del arte. En concreto, se guardan y se archivan documentos de comercio alemán e internacional del arte desde 1945, además de herencias de críticos de arte, coleccionistas y fotógrafos. La página web www.koeln-galerien.de ofrece un elenco de las actuales exposiciones. Algunas de estas galerías han intentado abrir una sucursal en Berlín pero sin gran éxito, ya que Berlín es mas bien la cuidad de los museos. En Berlín se ve mucho arte pero se compra poco arte.

    Entre estas galerías se encuentra una joya, la galería 100Kubik (www.100kubik.de). Está a cargo de Carmen González-Borràs, una crítica de arte que se metió en la aventura de dar a conocer el arte contemporáneo español en Alemania. Es la única galería de este tipo en todo el país. Muchos conocen a Chillida, Tàpies o Miró. Pero pocos conocen a artistas actuales de primera línea como Carlos Albert, Angela Lergo, David Murcia e Isabel Tallos, que ya han tenido otras exposiciones fuera de España. Muchos artistas españoles exponen por primera vez en Alemania en la galería 100 Kubik. Todos los que ahí exponen tienen calidad museística. Una de las características más llamativas del arte contemporáneo español es su contundencia. Es un arte que choca en un primer momento, para luego darse uno cuenta de que representa una situación personal que podría afectar al propio espectador, como son por ejemplo los cuadros de Victor Dolz. Al mismo tiempo se trata de un arte muy diverso. “Los españoles tienen otra manera distinta a los alemanes de entender su papel como artistas. Su arte puede ser político como lo fue en la dictadura o con preocupación social en la actualidad, pendiente de la situación económica o del rol de la mujer. Es un arte con sentido de misión, muy conectado a la sociedad y no ausente de toda su crudeza” afirma Carmen González-Borràs.

    En Colonia se conoce el arte americano pero poco el español. Debido al interés por otras culturas y especialmente por España, Colonia es una buena ciudad para esta galería. Muchos alemanes conocen España pero pocos su cultura, especialmente la moderna. La competencia es dura y por eso la especialización es alta. Muchos de los grandes coleccionistas viven en el entorno de Colonia. "Es gente apasionada por el arte" como confirma Carmen González-Borràs.

    La misión de 100 Kubik es "encontrar talentos y acompañarlos en su trayectoria". Si en España existe alguien afectado por la crisis, esos son de un modo particular los artistas, por eso Carmen González-Borràs sueña con un mayor apoyo institucional al arte moderno por parte de los gestores públicos.

    Una vez más termino invitando a visitar Colonia, ya que por este motivo, y por muchos otros, el viaje merece mucho la pena.

     

  • Las decisiones más importantes no las toma un ordenador

    internet.jpg"Cuanto más penetra el ordenador en nuestro modo de hablar y en nuestra comunicación, tanto más urgente es una educación con el fin de mostrar que los modos de comportamiento humano más valiosos no se caracterizan por la posibilidad de ser anticipados". Esta es, a mi modo de ver, la sentencia más aguda del último libro de Frank Schirmacher, Payback, sobre el por qué en la era de la información nos vemos obligados a hacer lo que no queremos y cómo podemos recuperar el control sobre nuestro pensamiento. El acercamiento antropológico al fenómeno de la red es realmente una asignatura pendiente.

    El conocido editor del Frankfurter Allgemeine Zeitung, Frank Schirrmacher, fue premiado como periodista del año 2004 por su libro Das Methusalem-Komplott, que trata sobre el envejecimiento de la población y la crisis demográfica. En el año 2006 marcó el tema de año con su libro Minimum sobre la familia como columna vertebral de la sociedad. En el año 2007 fue el primer periodista en recibir el premio Jacob-Grimm de la lengua alemana.

    Según Schirrmacher "las tres ideologías que han cambiado de un modo más radical la vida de los hombres en los dos últimos siglos han sido el taylorismo -es decir, la optimización del trabajo controlado por un cronómetro y la obsesión por la máxima eficacia-, el marxismo y el darvinismo. A estos tres modos de ver el mundo los encontramos de nuevo juntos en la época de la digitalización en forma personificada. El taylorismo bajo la forma del multitasking (realizar muchas tareas al mismo tiempo), el marxismo en la forma de la información gratuita y en la autoexplotación con el microtrabajo en la red (del que se aprovecha sobre todo Google) y el darvinismo en la forma de la ventaja de aquel que cae el primero en posesión de una información decisiva".

    Devorar datos

    La avidez por conseguir información sigue mecanismos similares a la necesidad de conseguir alimento. A veces incluso es más bien un devorar inconsciente que un digerir. Es necesario ir pensando en la dieta informática. La distracción se ha convertido en "trabajo". La red está cambiando nuestra forma de pensar. Acumulamos muchos conocimientos en nuestro cerebro y ya se habla de la existencia de un "cerebro externo", que es la red. Ahora bien, la utopía de que un ordenador que llegue a "pensar", es eso, una utopía. Un ordenador no tiene más inteligencia que la que le metemos dentro. El mayor riesgo es, sin embargo, la pérdida del fundamento de toda decisión inteligente: la atención. Al manejar varios programas al mismo tiempo sufrimos constantes distracciones. Tardamos unos 25 minutos en entrar de nuevo en la materia que habíamos abandonado y este el motivo por el cual constantemente nos preguntamos: ¿qué estaba haciendo?

    Schirrmacher cita al investigador Clifford Nass sobre el multitasking:

    -Cuanto más se decanta la persona por el trabajo mediático simultáneo tanto menos es capaz de decidir qué quiere almacenar en su memoria de trabajo y, por lo tanto, todavía aumenta más su despiste.

    -El que practica el multitasking pierde sistemáticamente la habilidad de distinguir entre lo importante y lo trivial. Así le ocurre también a la memoria, lo cual conlleva a ser menos capaces de sacar conclusiones.

    -Por practicar el multitasking se reacciona con más frecuencia ante falsas alarmas y, por lo tanto, al llegar una nueva información somos capaces de abandonar todo lo que hacíamos y perdemos la capacidad de juzgar si tenía sentido distraer la concentración o no.

    -El multitasking no produce trabajar con mayor rapidez sino que uno se vuelve más lento en cada una de las tareas que realiza al mismo tiempo.

    -Las capacidad intelectual de los que hacen varios trabajos simultáneamente produce cada vez más fallos y se deteriora. La facultad del hombre de pensar es cada vez más errónea.

    "La pregunta de la que nos tenemos que ocupar -concluye Schirrmacher- no es sobre lo que hacemos cuando pensamos, sino sobre lo que hacemos cuando no pensamos. ¿Qué ocurre cuando nos basamos de un modo rutinario en la experiencia sin reflexionar sobre ella?. En otras palabras: ¿Qué ocurre cuando nuestra atención ha sido corroída?.

    Hemos llegado al otro extremo como declaró Alan Greenspan el 23 de octubre de 2008 ante el Congreso americano, a raíz de la crisis financiera: "Con motivo del descubrimiento del modelo del precio que ha contribuido mucho al desarrollo del mercado de derivados y se le ha entregado un premio Nobel... pero todo el edificio de pensamiento se vino abajo el pasado verano".

    Lo importante son las preguntas, no las respuestas

    De una manera más o menos consciente nos pasamos todo el día introduciendo datos, por ejemplo en Facebook. ¿Nos estamos convirtiendo en el hombre totalmente previsible? El desafío real consiste en buscar lo que no está en la red. Schirrmacher nos recuerda que lo que nos distingue de las máquinas no son las respuestas sino las preguntas. En la red queremos descubrir quiénes somos al descubrir lo que hace todo el mundo. No hay ninguna noticia verdaderamente importante que no nos llegue. Lo que ocurre es que nos volvemos cada vez más ciegos ante lo inesperado.

    La informática está cambiando la forma de enseñar y de estudiar. Según cita Schirrmacher el estudiante medio anualmente lee ocho libros, visita 2.300 páginas web, mira 1.281 perfiles de Facebook, diariamente se pasa tres horas y media en la red, telefonea con el móvil dos horas, escribe cada curso 42 páginas de trabajos de seminario y más de 500 páginas de emails y se pasa toda la clase mirando en Facebook....y, en parte, estudia una carrera que en el futuro ya no existirá... Conclusión: estamos perdiendo el sentido de la enseñanza y del aprendizaje. ¿De qué nos sirve el tiempo que ahorramos con las nuevas tecnologías si no lo utilizamos para pensar más sobre el fin de nuestro actuar?.

    Schirmacher concluye que en los tiempos de la vida digital, en el ejercicio de nuestra libertad, lo que se manifiesta más importante es la necesidad de un cambio de perspectiva. "Si perdemos la fe en la libertad del hombre, en este mundo cada vez más previsible, el comportamiento social del hombre cambiará de una forma radical y nos volveremos cada vez más agresivos y menos condescendiente con otras personas".

    Frank Schirrmacher
    Payback
    Karl Blessin Verlag, München 2009
    ISBN 978-3-89667-336-7
    240 páginas, 17,95 €

  • ¿Guerra 2.0 o prevenir el conflicto?

    Brian.jpgCorresponsales de la paz

     

    Todos conocemos a los corresponsales de guerra, pero ¿quién conoce corresponsales de la paz?. "La prevención de conflictos en la era multimedia" es el título del forum que ha tenido lugar en Bonn del 3 al 5 de junio organizado por el "Deutsche Welle Global Media Forum" (www.dw-gmf.de). En este evento han participado más de 900 personas de la política, de los medios y de organizaciones internacionales provenientes de países de todo el mundo: Irán, Israel, EE.UU, Croacia, Argentina, China, etc.

     

    El blogero chino Yang Hengjun afirmó 20 años tras la masacre de la plaza de Tiananmén que "cada Blog chino es una especie plaza de Tiananmén". Yang confirmó que "el Gobierno chino está aumentando la censura de internet incluso con la ayuda de empresas occidentales". Su blog lo siguen actualmente 5 millones de lectores. Hace 20 años podrían ser unos 300 los usuarios de internet. El "periodismo cuidadano" se ha convertido en un punto de encuentro de opiniones sobre Taiwan, Tibet, minorías y democracia.

     

    Todos recordamos la revolución en Filipinas que terminó con la dictadura del presidente Marcos de un modo pacífico. También conocemos situaciones bélicas recientes como las de Kenia en el año 2007 o el genocidio de Ruanda que hubieran podido ser resueltas de otra manera si hubiera sido posible canalizar de otro modo la actuación de la población. El periodista, aunque pretende ser neutral, no siempre está en la condición de serlo. O bien por estar al servicio de una empresa que le marca una determinada pauta de comunicación o bien por el vocabulario que utiliza: puede llevar a aumentar la tensión del conflicto o a convertirse en un agente del diálogo y del entendimiento. Marte Hellema, presente en el congreso de Bonn, trabaja para el Centro Europeo para la Prevención de Conflictos (ECCP) (www.gppac.net) y su trabajo consiste en promover iniciativas de entendimiento en la sociedad civil que las haga más capaces de promover la paz.

     

     

    Jugar a la guerra o promover la paz

     

    Sigue siendo paradójico que una buena parte del mundo que está en situación de paz se pueda permitir el lujo de "jugar a la guerra" en casa delante del ordenador mientras que en otras partes del planeta no se conoce más que la persecución y la emigración debido a conflictos bélicos. Vladimir Bratic, profesor adjunto de medios de comunicación de la Hollins University (USA), recalcó como nuestra cultura mediática, alimenta los impulsos que conducen a la guerra o a masacres, como la sucedida recientemente en el patio de un colegio de Winnenden, Alemania, donde un joven de 17 años mató a 15 personas. Trágicamente la violencia va por delante de los medios y está en primera página. Ciertamente es mucho más difícil contruir la paz, pero intentarlo es importante. De hecho, en situaciones conflictivas la sociedad civil muchas veces es capaz de contrubuir a la paz usando la creatividad y los medios para comunicar mensajes que no alimenten el odio sino la compresión. Así lo hace el Padre Damas Missanga S.J. en Tanzanía, director de Radio Kwizera, que a través de sus ondas comunica los derechos y deberes de los refugiados o les informa de los horarios y lugares de entrega de alimentos en los campos de refugiados. De este modo se va creado un nuevo tipo de periodismo más sensible y proclive a resolver conflictos.

     

    El nuevo momento de Gutemberg

     

    El mundo periodístico está sufriendo una transformación sin precedentes. A través de la digitalización, el usuario se ha convertido en productor de contenidos puesto que gracias a internet tiene a su alcance medios de producción y de distrubución que en el pasado eran costosos y para los que se necesitaba un equipo y un personal muy especializado. Estamos experimentando una nueva revolución que tiene un impacto como la de Gutemberg y su imprenta, pero ahora en una escala mundial. Esto afecta también económicamente a las editoriales tradicionales de prensa, radio y televisión y está tranformando la profesión misma del periodista al que ahora le corresponde producir contenidos que podrán ser replicados en diversas plataformas de comunicación. ¿Quién compra hoy un transistor?, preguntó el Michael Krzeminski de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Bonn-Rhein-Sieg. Incluso la Reina Rania de Jordania es activa usuaria de su canal en YouTube y en Twitter. Y lo nuevo de esta revolución es que es global y está ocurriendo en todo el mundo al mismo tiempo.

     

     

    Un nuevo periodismo

     

    El periodista tiene la misión de evitar que nos "hundamos en el mar de la irrelevancia", según dijo Huxley. Su tarea es la de proporcionar significado: aquello que distigue la señal del ruido. Esto le supone contribuir a elevar el nivel de la civilización del mismo modo que lo hace el maestro o el médico y de él se puede esperar que genere entornos que contribuyan a entrar en diálogo en un nivel personal y en un nivel social.

     

    Un buen ejemplo es el del periodista Brian Storm (http://mediastorm.org) presente en el citado forum, que ha sido galardonado en dos ocasiones con el premio Emmy de periodismo. Con sus reportajes sobre la guerra del Irak, la crisis de Darfur o el genocidio de Ruanda ha conseguido que su pequeña empresa de seis personas alcance una cobertura mediática muy elevada y un periodismo de alta calidad. "Lo que me pone enfermo como periodista –dijo Brian– es tener que estar a las órdenes de la editorial. Cuando quise hacer un reportaje sobre el genocidio de Ruanda me dijeron que eso no le interesaba a nadie y menos a la gente jóven y decidí montar mi propia empresa. El 50 por ciento de los 4.000 fans que tengo en Facebook son jóvenes. No es verdad que las atrocidades humanas deje a los jóvenes indiferentes. Lo que yo percibo es un interés increíble entre los jóvenes y muchas ganas de mejorar el mundo. Para mí la tarea del periodista es mover la audiencia a la acción: que no se queden impasibles. No puede ser que la muerte de una persona sea una tragedia y la muerte de un millón de personas sea un simple dato estadístico. Nuestra mision es contar buenas historias y contarlas bien".

  • El debate ético alemán y el riesgo de la libertad

    a2a79a8bd8648d3199db00c3991442c4.jpegEn los primeros meses de 2008 un mosaico de acontecimientos ocurridos en Alemania está involucrando al país en un interesante debate ético. El telón de fondo del debate es el concepto de Estado que Alemania tiene de si misma. Se puede observar un aumento cada vez mayor de la presencia y del control del Estado, en algunos casos desmesurado, que tiene como consecuencia que no pocos alemanes con talento estén abandonando el país: investigadores, médicos, empresarios, familias, etc. y, mientras tanto, va aumentando la polarización interior y el campo de crecimiento de los extremismos. Alemania se encuentra ante la encrucijada del respeto a la libertad personal sin que esto suponga renunciar a valores y a virtudes que han convertido a este país en uno de los más importantes de Europa y del mundo. Destacaré algunos de los más significativos:

    El debate sobre las prácticas de control fiscal: Klaus Zumwinckel, presidente del Postbank, fue detenido en su casa por los cochazos de la policía fiscal, con previo aviso a la prensa y a la televisión que pudo dar fe de la "ejecución pública". Se le acusaba de fuga de capitales en Liechtenstein. El Gobierno decidió optar por el escarmiento público para promover la auto acusación en aquellos casos similares a éste, una estrategia que ha dado buenos resultados. Lo llamativo de esta situación es que el Ministerio de Hacienda ha obtenido estos datos comprándolos a un antiguo empleado del banco de Liechtenstein, que los sacó ilegalmente y los vendió al servicio secreto alemán.

    El debate sobre los salarios de los altos directivos de empresa: Muchos políticos, especialmente del partido socialdemócrata, SPD, reclaman que se publiquen los salarios de los ejecutivos. En mi opinión es de justicia reclamar que un ejecutivo cobre en relación a su responsabilidad y, también es de justicia, que los empleados reciban un salario de acuerdo con las ganancias o las pérdidas de una empresa. Ahora bien, no me parece justo que un ejecutivo negocie su indemnización (golden handshake) y llege a cobrar grandes sumas de dinero en el caso de que no logre alcanzar los objetivos que le impone el consejo de administración. Tengo que reconocer que pedir que se publiquen los salarios me parece un poco calvinista. Me recuerda a lo que sucede en las viviendas de Holanda, que no tienen cortinas para que la sociedad pueda controlar lo que ocurre dentro de los hogares.

    Otro debate. El aumento del extremismo político es ahora de izquierdas: Alemania no tiene sólo extremismo político en los parlamentos de la Alemania oriental con un partido de talante neo-Nazi, sino que también el antiguo partido comunista oriental, ahora "Die Linke" (que todo lo espera del Estado), está consiguiendo entrar en los parlamentos de los Land de la Alemania occidental y está dividiendo a la SPD. Mientras unos optan por la colaboración o, por lo menos, por la "tolerancia" con "Die Linke", otros optan por seguir la pauta del programa de Godesberg de 1959, más abierta a la economía de mercado.

    El debate sobre la integración turca: En Ludwigshafen fallecen once turcos en un incendio. Algunos medios turcos reaccionan inmediatamente, y sin conocimiento de causa, acusando al país de xenófobo. La investigación judicial, a la que se invita a participar a la policía turca, concluye que el incendio no fue provocado sino consecuencia de un defecto técnico. En este clima de tensión en Colonia aparecen anuncios en turco invitando a un discurso del presidente Erdogan. Acuden 15.000 turcos y el discurso es naturalmente en turco. Erdogan había invitado inicialmente a Merkel a hablar con él, que aunque en principio mostró su disposición para acudiar al evento al final rechazó la idea. Alemania se niega rotundamente a que se den clases de Islam en los colegios públicos y mucho más si no son en alemán. En Alemania viven tres millones de turcos. El cardenal de Colonia, con motivo del año jubilar de San Pablo, ha pedido al presidente Erdogan que construya un iglesia en Tarso. Alemania reflexiona sobre su propia identidad, ante lo que le es desconocido.

    El debate sobre el valor de la vida: Cada año mueren cien niños en su hogar por causa de malos tratos o de negligecia por parte de sus padres. La Constitución alemana ampara el derecho del Estado para obtener la tutela de los niños en el caso de que los padres sean incapaces de mantenerles y de educarles. El Jugendamt es la oficina de jóvenes que se encarga en cada cuidad de vigilar que el Estado cumpla su obligación de tutela. Es común que el Jugendamt llame a la puerta del hogar si nace el to o el séptimo hijo preguntando a los padres si son conscientes de su responsabilidad. En algunos casos el Jugendamt puede conseguir, con la ayuda del juzgado, que algunos hijos pasen a la tutela estatal. Ya existen dos casos de familias que han impugnado la defensa del derecho de ocuparse de sus hijos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y han obtenido una indemnización de 50.000 euros. Ciertamente, no es fácil emitir un juicio definitivo, en cualquier caso mucho depende de los Jugendamt y de la habilidad con la que se juzga cada caso. La muerte de un niño siempre es motivo de polémica pública y el presidente del Land de la Alemania oriental Sachsen-Anhalt, Wolfgang Böhmer, médico ginecólogo, ha llegado a afirmar, por experiencia propia, que el asesinato de niños procede, en algunos casos, de que algunas mujeres reividican de esta manera su antiguo derecho al aborto, vigente en la antigua República Democrática Alemana. Una cruda realidad.

    Y, por último, el debate sobre la investigación con células madre embrionarias. Alemania está revisando su legislación sobre esta materia y, aunque científicamente no está demostrada su utilidad, se habla del "pre-embrión" como si de algo pre-humano se tratase. Alemania tiene una de las legislaciones más restrictivas de Europa y esto hay que entenderlo en el contexto de la historia reciente de Alemania y del nacionalsocialismo. Alemania no quiere experimentar con el hombre. Curiosamente este debate está dividiendo a los protestantes, más propensos a una apertura en la ley, mientras que la posición de los obispos católicos es claramente contraria a cambiarla.

    Sea como fuere, en estos intensos debates se están marcando las pautas que decidirán el futuro de este país. La mejor opción es siempre la de la libertad responsable. Como decía el psiquiatra alemán que sobrevivió Ausschwitz, Viktor Fankl: "A la estatua de la Libertad le falta la estatua de la Responsabilidad".

  • El éxodo de la mujeres capacitadas y la marginación del varón en Alemania del Este

    5d7f599574af24cfbcbb815cdebb0065.jpegEs asombrosa la conclusión a la que llega el estudio "Not am Mann" (faltan hombres) del Instituto de Población de Berlín, recientemente publicado y recogido en las portadas de la prensa, sobre el éxodo de la mujer en la Alemania del Este a pocos años del vigésimo aniversario de la reunificación alemana.

     

     

    Desde 1989 un total de 1,5 millones de jóvenes se han trasladado a la Alemania occidental, especialmente mujeres cualificadas, buscando un mejor futuro profesional y familiar. Este déficit de mujeres no tiene parangón en Europa, ni siquiera en las regiones frías del norte de Suecia y de Finlandia.

     

     

    En muchas localidades deprimidas de la Alemania oriental este fenómeno migratorio se explica por el hecho de que las mujeres están mejor preparadas que los hombres. Sus expedientes académicos son mucho más brillantes que los de sus compañeros varones y, por este motivo, encuentran trabajo con más facilidad en otros lugares más desarrollados. Las consecuencias son, por un lado, un claro descenso de la natalidad y, por otro, la amenaza de una nueva capa social inferior que ha sido denominada "Prekariat" (precariado: véase su relación fonética con proletariado). Dicho segmento de la población lo forman varones que, por ser excluidos de los principales ámbitos de la sociedad (trabajo, formación, pareja...) pasan, a los ojos de la gente, a ser unos inútiles incapaces de mejorar de vida y que, además, se manifiestan más propensos a la violencia y a la participación en grupos radicales.

     

     

    El quinto capítulo de este estudio merece especial atención al analizar si los varones de la Alemania del Este se encuentran en una crisis de educación y de formación. En 1960 el 37% de los bachilleres con acceso a la universidad eran chicas. Hoy el 54 % de la chicas alcanzan el acceso a la selectividad.  Estas cifras –dice el informe–  no son sólo el resultado del sistema escolar (la gran mayoría de los colegios son mixtos), sino que también en el proceso de admisión escolar ya se perciben claras diferencias entre chicos y chicas. El 60% de los no aceptados son chicos y las chicas sobrepasan la cifra de los que son aceptados anticipadamente. Los chicos, con comportamientos llamativos más frecuentes, repiten curso con mayor frecuencia. Los resultados de PISA de 2000 y 2003 manifiestan claramente la diferencia de rendimiento escolar: la chicas leen y escriben mejor que los chicos. Es ahora cuando comienza –continua el informe– el análisis sobre las causas de los retrasos de los chicos en el sistema escolar.

     

     

     

    Durante mucho tiempo los sociólogos y los psicólogos opinaron que las diferencias biológicas entre los s no tenían una influencia significativa en su comportamiento sino que éste era consecuencia únicamente de la educación y del entorno social. Por el contrario, numerosos estudios de los últimos veinte años se manifiestan en otra dirección. El informe cita a Eleanor Maccoby, 2001: Psychologie der Geschlechter. uelle Identität in den verschiedenen Lebensphasen, Stuttgart (Psicología de los s. Identidad en la distintas fases de la vida). Estudios comparativos en países industriales, países en desarrollo y observaciones de campo transculturales en algunos pueblos indígenas muestran que la chicas en todo el mundo prefieren juegos inofesivos mientras que en los chicos n los juegos motóricos activos y de más interacción corporal. En situaciones de conflicto las chicas tienen una tendencia más proclive al compromiso y al entendimiento mutuo y los chicos se caracterizan por una tendencia al dominio, a la fomación de jerarquías y a conflictos corporales.

    Los médicos y psicólogos aluden que los chicos obtienen peores resultados en el colegio porque se adaptan peor a éste y aprenden peor que las chicas. La causa –dice el informe– se encuentra en la anatomía y en el funcionamiento distinto del cerebro según el . También las hormonas juegan un papel importante. La testosterona fomenta en los chicos la concentración en el resultado y no en el proceso, y por eso los chicos se pueden concentrar menos y tienden a comportamientos no razonados que pueden llevar a la violencia.

     

     

    Las diferencias de chicos y chicas suponen distintas maneras de pensar, de aprender, de comunicar o de competir. Otros estudios atestiguan que los chicos tienen una mayor capacidad de abstracción y que las mujeres tienen una mejor capacidad de expresión y de comunicación. De este modo, las chicas parecen más adeptas al éxito en el colegio pues aquellas aptitudes que les son más necesarias, son precisamente las que tienen más desarrolladas.

     

     

    Otra componente es que los chicos sufren, si son expuestos a los videojuegos, en sus resultados escolares mucho más que las chicas. El estudio también señala que muchos pedagogos son de la opinión de que en el crecimiento de los chicos los ejemplos de roles masculinos son de primordial importancia. Los padres, pero también los educadores y profesores, deben vivir de un modo varonil que les sirva a los chicos de orientación para su propio desarrollo, que les ponga límites. La realidad es que cada día crecen más chicos sin ejemplos masculinos. En el año 2005 existían en Alemania 2,6 millones de padres solteros y de éstos eran 2,2 millones de madres solteras. El porcentaje de padres solteros ha crecido entre 1996 y 2004 del 17 al 20%, especialmente en la Alemania del Este. A casi un millón de chicos les falta el padre como ejemplo. Cuando llegan al Kindergarten y al colegio apenas encuentran personal masculino y, por eso, se habla de la "feminización del sistema educativo". Desconozco los datos correspondientes en España pero intuyo que nos acercamos bastante a esta situación.

     

     

    En Alemania el dominio de la mujer es especialmente llamativo en primaria, en la fase en la que los niños desarrollan especialmente sus capacidades cognitivas y fundamentan su futuro escolar y académico. El 86% de los profesores de primaria son mujeres. La preocupación de los pedagogos es que las maestras manifientan poca comprensión ante el comportamiento de los chicos porque, por su propia socialización, desconocen este comportamiento y se muestran poco propensas a sus modos de juego, lo cual aumenta el rechazo de las maestras hacia los chicos. Esto también resulta en que los chicos obtienen peores notas que las chicas. Hay estudios que demuestran que las notas en primaria se basan más en el comportamiento que en el rendimiento intelectual.

     

     

     

    Por lo tanto, los padres están en pleno derecho de buscar alternativas a la educación mixta, de modo que se tengan mejor en cuenta las capacidades y cualidades específicas de cada y las lleva a su pleno desarrollo.

  • Repensar el trabajo

    medium_Arbeit.jpegAcabamos de celebrar el primero de mayo, el día del trabajador. La sociedad del bienestar nos sugiere constantemente que la vida “de verdad” comienza al terminar el trabajo. El tiempo libre y el ocio han cobrado un valor por sí mismos, que oscurecen el valor del trabajo y nos hacen pensar quizá que el trabajo es un lastre que no hay más remedio que acarrear.

    El famoso psiquiatra vienés de origen judío, Viktor E. Frankl, autor del bestseller mundial “El hombre en busca de sentido” y fundador de la logoterapia -disciplina que intenta sanar el alma del hombre ayudándole a encontrar sentido a su vida y a su trabajo- escribe en su libro “Ärztliche Seelsorge” (“La psicoterapia en la práctica médica”): “Lo insustituible y lo indestructible, lo único y lo específico que se encuentra en el hombre es quién trabaja y cómo trabaja y no en qué trabaja. Sólo en cuanto a ser amante, cobra sentido nuestra vida. Existe el peligro de pensar, especialmente cuando uno hace un trabajo rutinario, o cuando trabaja por los intereses de una empresa y no por los propios intereses, que la vida comienza de verdad después del trabajo. La cantidad de trabajo profesional no es idéntica a la plenitud de sentido de una vida creadora. El neurótico, sin embargo, intenta evadirse de la vida en si misma. Se escapa de la vida, en su plenitud, a la vida profesional. Su falta íntegra de contenido y la pobreza de sentido en su existencia saldrán a la luz tan pronto como su actividad desaforada se paralice por un determinado período”.

    Alemania, como explica el historiador berlinés Paul Nolte en su nuevo libro “Riskante Moderne” (Modernidad arriesgada), ha superado la época de la reconstrución después de la guerra y ha aterrizado en la sociedad masiva del consumo. La generación del 68 desarrolló un cierto escepticismo ante la sociedad del máximo rendimiento y ante la ética del esfuerzo. El motivo se encuentra en la historia del nacionalsocialismo: la duda sobre la autodisciplina a través del trabajo y sobre la productividad eran un reflejo de su corrupción intrínseca en el “Dritter Reich”, que incluso ponía cínicamente en el portal de los campos de concentración un cartel diciendo que “el trabajo libera” (“Arbeit macht frei”): “Al final del siglo XX, el trabajo se convirtió en job, en algo deforme y fluctuante, en algo ajeno al carácter del hombre. Incluso entre amigos se empezó a hablar con distancia irónica del trabajo para que nadie pensase que uno pertenece a esos locos que realizan su trabajo con todo el esfuerzo y perfección que conlleva y que uno verdaderamente disfruta trabajando o incluso se indentifica con el interiormente. Este distanciamiento interior se puede interpretar como un reflejo ante las difíciles perspectivas de hacer carrera o de encontrar trabajo, lo cual supone perder la propia identidad”.

    El trabajo es ciertamente cada vez más cómodo, menos peligroso, requiere menos esfuerzo físico y es menos suceptible a la explotación física. Nada tiene que envidiar de los altos hornos el que trabaja en un local climatizado y viaja en un coche con una buena tapicería y escribe con un buen odernador. Quizá, dice Nolte, se aprecia por eso en los alemanes un cierto aburrimiento a la hora del trabajo.

    Al mismo tiempo, lo cual es muy positivo, se han relajado las estructuras del trabajo hacia un horario más flexible y se han generado nuevas fuentes de libertad de movimiento tanto para mujeres (y madres), como para hombres (y padres). La entrada masiva de la mujer en el mundo laboral en la segunda mitad del siglo XX; los avances en la sanidad y el aumento de la longevidad y, por lo tanto, la prolongación de la capacidad físca y mental de trabajo; la situación demográfica en occidente y la urgente necesidad de fomentar la natalidad y el hecho cada vez más patente de que se está abriendo una tijera entre los de mejor formación intelectual y con mucho trabajo y los de baja formación profesional y con poco trabajo, hace así que el horario de trabajo se convierta en signo de distinción social (un trend que contiene dinamita social) lo cual nos hacen presentir grandes transformaciones en el mundo del trabajo y nos invitan a repensar sobre su sentido.

    Igual que los psiquiatras y los historiadores, podemos encontrar más luz sobre el sentido y la dimensión antropológica del trabajo en los autores espirituales. Uno de ellos es Josemaría Escrivá. Como muestra tomemos la homilía “En el taller de José”: “Es hora de que los cristianos digamos muy alto que el trabajo es un don de Dios, y que no tiene ningún sentido dividir a los hombres en diversas categorías según los tipos de trabajo, considerando unas tareas más nobles que otras. El trabajo, todo trabajo, es testimonio de la dignidad del hombre, de su dominio sobre la creación. Es ocasión de desarrollo de la propia personalidad. Es vínculo de unión con los demás seres, fuente de recursos para sostener la propia familia; medio de contribuir a la mejora de la sociedad, en la que se vive, y al progreso de toda la humanidad (...).

    Otro autor es Juan Pablo II en su encíclica Laborem Exercens, escrita hace ya 25 años, en la que se extiende sobre el sentido objetivo del trabajo, la técnica y sobre su sentido subjetivo en el hombre como sujeto del trabajo: “Aunque pueda parecer que en el proceso industrial ‘trabaja‘ la máquina mientras el hombre la vigila (...) los sucesivos cambios industriales y postindustriales, demuestran de manera elocuente que también en la época del ‘trabajo‘ cada vez más mecanizado, el sujeto propio del trabajo sigue siendo el hombre. Es un hecho, por otra parte, que a veces, la técnica puede transformarse de aliada en adversaria del hombre(...).

    No hay duda de que el trabajo humano tiene un valor ético, el cual está vinculado completa y directamente al hecho de que quien lo lleva a cabo es una persona, un sujeto consciente y libre, es decir, un sujeto que decide de sí mismo (...). El primer fundamento del valor del trabajo es el hombre mismo, su sujeto (...). Es cierto que el hombre está destinado y llamado al trabajo; pero ante todo, el trabajo está ‘en función del hombre‘. Con esta conclusión se llega justamente a reconocer la preeminencia del significado subjetivo del trabajo sobre el significado objetivo (...). La finalidad del trabajo – aunque fuera el trabajo más ‘corriente‘, más monótono – permanece siempre el hombre mismo”.

    Vale la pena pararse a pensar quién, cómo, por qué y para quién trabajamos a la hora de afrontar los desafíos laborales del siglo XXI.

  • La Rosa Blanca: La historia de una amistad

    medium_sophie_scholl.jpegLo que más admiro de los hermanos Hans y Sophie Scholl y del grupo de amigos de la “Rosa Blanca“ (www.weisse-rose-stiftung.de) es precisamente la amistad inquebrantable de la que gozaron entre sí y que bien pudo ser la conditio sine qua non del éxito de la resistencia estudiantil que protagonizaron durante la Alemania . Hoy en día, desgraciadamente, es poco común encontrar amistades con tanta fuerza.

     

     

    El movimiento de la Rosa Blanca fue la venganza de una joven generación protagonizada por aquellos adolescentes que el mismo sistema dictatorial había intentado educar y que renegaba de ese adiestramiento. El historiador y crítico de cine José M. García Pelegrín publicó ahora hace un año el libro “La Rosa Blanca, los estudiantes que se alzaron contra “ (Ed. LibrosLibres). Este libro contiene, por fin en lengua castellana, valiosos documentos, como por ejemplo los textos de las Hojas de la Rosa Blanca.

     

     

    Sobre la amistad escribe:

     

     

    “A pesar de estar muy unidos entre sí, los cinco hermanos Scholl no formaban un grupo cerrado, sino que mantendrán siempre la casa abierta a amigos, compañeros y vecinos. Uno de los amigos que va a tener una influencia decisiva en la familia Scholl es Otto (Otl) Aicher, el futuro marido de Inge (hermana de Sophia y de Hans: y compañero de clase de Werner en Ulm. Según dirá más tarde su futura esposa Inge: Otl era uno de los amigos que nos dieron a conocer los libros de Sócrates o también las Confesiones de San Agustín, los Pensamientos de Pascal, ¿Qué es el hombre? de Theodor Haecker, y obras de filósofos y escritores franceses como Maritain, Bernanos y Bloy. Werner había comenzado a formar una biblioteca de las religiones; primero había leído a Laotse; después se dedicó a leer a Buda, Confucio, los filósofos griegos. Por su amigo Otl Aicher conoció los testimonios de la primitiva cristiandad y los grandes pensadores cristianos. De este modo, Werner fue el primero de nosotros que se dedicó a estudiar el cristianismo”.

     

     

    Aquí se aprecia el transfondo cultural de la Rosa Blanca. No pocos alemanes de mi generación (40 años) se han quedado asombrados con la película “Sophie Scholl” en la que aparece una protagonista muy afín al cristianismo, mientras que ellos, en el colegio, aprendieron que la Rosa Blanca era simplemente un movimiento alemán de resistencia. Ahora se percibe, por fín con mayor rigor histórico, de dónde procede precisamente la fuerza para esa resistencia en la Rosa Blanca.

     

     

    El autor transcribe una carta de Hans Scholl a su madre, fechada el 24 de agosto, y una anotación del 28 de agosto de 1942 desde el frente de Rusia:

     

     

    “Creo en el inmenso valor del sufrimiento. El verdadero sufrimiento es como un baño del que el hombre sale renacido. No queramos escaparnos de él, no hasta el final. ¿No es crucificado Cristo mil veces cada hora? (...) Sólo oigo, durante el día y la noche, los gemidos de los que sufren; cuando duermo, los suspiros de los abandonados; y cuando reflexiono, mis pensamientos terminan en la agonía. Si Cristo no hubiera vivido y no hubiera muerto, no habría realmente ninguna salida. Entonces, todo el llanto sería horriblemente absurdo. Entonces habría que correr contra el próximo muro y romperse la cabeza, pero así no”.

     

     

    Las hojas de la Rosa Blanca, que fueron el motivo de la ejecución de su miembros, no tienen desperdicio. Como pieza de muestra veamos lo que dice la ta hoja:

     

     

    “Nuestro pueblo se encuentra conmocionado por el hundimiento de los hombres en Stalingrado. Trescientos treinta mil hombres alemanes han sido abocados a la muerte, sin sentido e irresponsablemente, por la genial estrategia del cabo de la Guerra Mundial. Führer, ¡muchas gracias!.

     

     

    Los Gauleiter (jefes de la SS) atacan con burlas lascivas el honor de las estudiantes. Las estudiantes de la Universidad de Múnich han dado a la profanación de su honra una respuesta digna; estudiantes alemanes han defendido a sus compañeras y han sabido resistir...Este es el principio de nuestra autodeterminación, sin la cual no se pueden crear valores espirituales (...). Para nosotros sólo hay un lema: ¡La lucha contra el partido! (...)¡Libertad y honor! Durante diez largos años, y sus compadres han experimentado hasta el hastío estas dos magníficas palabras alemanas, las han manido y tergiversado como sólo lo pueden hacer  diletantes que echan a los cerdos los mayores valores de una nación. Lo que para ellos significan la libertad y el honor lo han demostrado suficientemente en diez años de destrucción de toda la libertad material y espiritual, de toda la sustancia moral del pueblo. El nombre alemán permanecerá para siempre mancillado si la juventud alemana no se alza para vengar y expiar, al mismo tiempo; para aniquilar a sus opresores y construir una nueva Europa espiritual. Estudiantes: ¡nos mira el pueblo alemán! De nosotros espera como en 1913, cuando arrojó de sí el napoleónico, que del mismo modo arrojemos el nacionalsocialista en 1943”.

     

     

    Cada vez que entro en el patio de la Universidad de Múnich, donde se arrojaron las hojas de la Rosa Blanca y donde fueron arrestados Hans y Sophie Scholl, me sobrecoje el recuerdo de estas palabras que bien vale la pena refrescar en la memoria, ahora que rememoramos el 50 aniversario del Tratado de Roma.

  • Alemania a favor de la educación diferenciada

    medium_Kluges_Kind.jpegLos resultados del estudio PISA en Alemania están haciendo “remar hacia atrás a los ideólogos de la educación. A esto se añade la problemática de la violencia escolar y la queja de las empresas y de la industria por la falta de profesionales bien capacitados y con virtudes.

    El pasado 6 de diciembre un alumno de un colegio alemán disparó con una pistola de su padre hiriendo a varios colegiales. El chico acabó suicidándose. A los pocos días, el ministro del interior de Baviera, Beckstein, se pronunció a favor de prohibir los juegos bélicos por ordenador. Tras este triste episodio, otro escolar se subió “a la ola y amenazó venganza en una página de internet. El ministro de educación del Land Baden-Wüttenberg decretó que las aulas permaneciesen cerradas el día siguiente en todo el Land. Por supuesto, el temor cundió entre los padres. Ante un sistema educativo que se desboca, no hay quien mantenga la calma. Muchos se preguntan por los motivos que conducen a que los chicos no canalizen la agresividad de una manera adecuada.

    En un reciente estudio de la prestigiosa consultoría alemana de recursos humanos Kienbaum, se presentó la queja de que la mitad de los jefes de personal de las empresas no encuentran candidatos adecuados. Los mayores déficits se presentan en la “competencia social (el 48 %), en la motivación por la dedicación profesional y en la capacidad de análisis (cada uno el 21 %). La encuesta se llevó a cabo entre 141 directivos de recursos humanos de prestigiosas empresas alemanas. El presidente de la consultoría, Walter Jochmann, afirma que estos datos no son una sorpresa: “Estos resultados confirman nuestros pronósticos. A la hora de contratar personal nuevo, no basta fijarse en su cualificación académica. Para una planificación de personal con éxito es también importante poder confiar en la competencia del empleado como persona. En vistas al decrecimiento demográfico, la búsqueda de talentos es cada vez más importante. De hecho, desde el pasado mes de octubre en Alemania vuelve a ser políticamente correcto hablar de élite en la educación y a tres universidades se les concedió el título de élite y también las consiguientes subvenciones especiales. El 21 de septiembre el Presidente de la República, Horst Köhler, dedicó su discurso a la nación a la importancia de la formación escolar y de la formación profesional. La palabra “virtud”, poco a poco, se vuelve a poner de moda. La virtud, término que ya describió Artistóteles en su Ética, es el hábito que conduce al ejercicio del bien y se aprende primeramente en la familia y, de modo secundario, en el colegio. Por lo tanto, lo que no se llega a aprender o bien en la familia o bien en el colegio difícilmente se puede aprender en una universidad o en una empresa. El pasado 19 de diciembre, el Diario de Colonia Kölnishe Rundschau sacaba sorprendentemente en primera página un artículo sobre la educación diferenciada: “El Land de Renania del Norte - Westfalia quiere favorecer más a los chicos. Ya en 2004 el semanario Der Spiegel publicó titulares similares con gran repercusión en el país. La ministra de educación del Land, Barbara Sommer, afirma que “las escuelas, a través de la separación,  pueden favorecer mejor las distintas necesidades de la juventud durante la pubertad. En algunas ocasiones hemos frenado a los chicos sin tener en cuenta su necesidad de desarrollo, ya que precisamente durante la pubertad lo chicos presentan más problemas que las chicas de su misma edad y por eso necesitan una dedicación especial. La ministra hizo referencia al estudio PISA, que refleja que los chicos escriben y leen peor que las chicas. El presidente de la federación de profesores de Renania del Norte - Westfalia, Udo Beckmann, y el presidente de la federación de filólogos, Peter Silbernagel, se pronunciaron a favor de una separación temporal por en las clases de deporte, de informática, de matemáticas, de ciencias naturales y de letras (quedan pocas asignaturas en la que la separación no sea conveniente...). La ministra dijo que no se trataba de una separación obligatoria, sino que su ministerio pretende presentar algunos proyectos piloto especialmente exitosos que demuestren los beneficios de la separación entre chicos y chicas. Beckmann se pronunció también a favor de la separación en la educación primaria. Silbernagel echó en falta que algunos temas específicos de los chicos en relación a la técnica hayan sido descuidados en el pasado. La educación diferenciada se está perfilando en los países de Europa cada vez más como una respuesta eficaz a las desiguladades de género, al fracaso escolar y a la socialización, como se puede leer en los estudios publicados en el libro coordinado por Enric Vidal “Diferentes, Iguales, ¿Juntos? - Educación diferenciada (Editorial Ariel). Es una utopía pretender neutralizar el de una persona, ya que pensamos y sentimos como hombres o como mujeres. Me contaban un  chiste de un matrimonio con un bebé al que le preguntaron si era niño o niña y respondieron: “no lo sabemos, ya lo decidirá cuando sea mayor. Lo que parece cómico, se ha pretendido proponer en Alemania como ideología, impidiendo la libertad de elección de los padres, hasta pretender llegar a un sistema único de colegios mixtos en algunos Land. Es una atrocidad postular que el hombre se puede emancipar de su propio , lo cual tiene muchas consecuencias y muchas vertientes en bastantes leyes vigentes en Europa (uniones del mismo , derecho de adopción de homosexuales, derecho a la fertilización in vitro sin la existencia de un padre y una madre, etc). Se puede erróneamente proponer neutralizar el género aludiendo que los distintos géneros suponen una opresión mutua (que se ha llamado sociología del conflicto). Se trata, de algún modo, de transportar la lucha de clases al matrimonio y a la familia, negando la naturaleza personal y trancendental del hombre y basando todo en un simple contrato. No se puede postular que la educación diferenciada sea la causa de la violencia doméstica. El ser distintos no sólo no produce un conflicto, sino que es fuente de enriquecimiento mutuo y de complementariedad, por lo cual una persona merece ser educada en su plenitud y de esto hay cada vez más certeza en Alemania.
  • El fenómeno “Código da Vinci“

    medium_da vinci code.jpegEl marketing de la película ha producido su efecto. A pesar de las críticas negativas, la película resulta ser taquillera. Después del “tsunami” mediático que se ha producido antes del estreno, ahora podemos analizar con más distancia el fenómeno “Código da Vinci”. Estamos ante un género literario y cinematográfico que ha sido llamado “history fiction”. Ante este acontecimiento existen dos peligros: el ridiculizarlo y el darle demasiada importancia.

     

     

    No nos podemos quedar en lo anedótico: que se ha prohibido en la isla Samoa, que Umberto Eco se ha negado rotundamente a tener una mesa redonda en Vinci, Italia, con Dan Brown, que en la India se ha puesto un cartel en la película que confirma que se trata de una ficción y que no es apta para menores de 18 años, que ya se habla sobre la próxima película basada sobre el libro de Dan Brown “Angels and Deamons” en el que seremos testigos de asesinatos de cardenales durante un conclave: ¡no te lo pierdas!

     

     

    El sacerdote norteamericano del Opus Dei, John Wauck, profesor de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz y autor del blog www.davincicode-opusdei.com fue entrevistado por el semanal alemán Focus el pasado 2 de mayo y explicaba así el fénomeno: “Es un cóctel. Brown habla de arte, de espiritualidad, de historia pagana, clásica y de la edad media, sobre sexualidad... Todo junto produce un cóctel que fomenta la curiosidad. Incluso es un cóctel muy “católico”.

     

     

    ¿Qué haría Dan Brown sin la Iglesia, sin el Vaticano, sin Roma?. Sus novelas dependen de la fascinación que emana de la Iglesia católica. Brown es el típico protestante americano. Las iglesias más antiguas de América son del siglo XVII. De repente, aparece en Roma y ve el obelisco egipcio, el Panteón pagano convertido en una iglesia. Ve San Pedro, las obras de Bernini. Esto fascina a cualquier americano porque su país no tiene mucha historia. En Roma encuentra la unión con el pasado. Uno de los efectos más importantes de los libros de Dan Brown es el aumento del turismo en Roma”. Sigue John Wauk: “Hablo de los EE.UU. porque allí han sido creadas estas novelas. Existe ahí un verdadero hambre por una cultura social menos trivial. Es la ansiedad por la historia, por el misterio, por la unión del pasado y del presente. Brown satisface este deseo. He observado como los jóvenes esperan pacientemente en una cola para pasar ante la tumba de Juan Pablo II con el “Código da Vinci” en la mano”.

     

     

    Según una encuesta realizada en Francia a mil jóvenes de 15 años, un 25% cree que Dan Brown ha hecho una investigación profunda y que, por lo tanto, es cierto lo que afirma en su libro. Cualquier persona con una mínima formación histórica, artística y teológica se da cuenta de que lo único cierto en la novela son las páginas del libro. Si alguien pretende aprender algo con este libro, resulta que sólo aumentará su ignorancia.

     

     

    Ahora bien, la gran oportunidad que nos ha brindado este “best-seller” es que ahora es muy fácil hablar de la fe hasta tomándose un aperitivo, en una cena o en una fiesta Es un buen momento para refrescar lo que aprendimos de nuestros padres, en el colegio, en las clases de historia y de arte, antes de recibir los sacramentos de la comunión o de la confirmación. O es que... ¿es poco lo que hemos aprendido?. Muchos deberíamos ser capaces de autoresponder muchas preguntas: ¿Quiénes son los sinópticos?, ¿cúando se escribieron los evangelios?, ¿cuáles son los fundamentos históricos de la existencia verdadera de Jesucristo?, ¿quién fue María Magdalena?, ¿cúales son los escritos del Qumran y qué contienen?. Son múltiples las preguntas que debemos ser capaces de responder o en las que nos podemos poner al día sin gran esfuerzo. A mí, personalmente, me ha ayudado el cuestionario sobre la figura de Jesucristo y sobre la Iglesia que se puede descargar en la página web del Opus Dei (www.opusdei.es).

     

     

    Con el “Código Da Vinci la Iglesia no pierde seguidores y el cine no gana entusiastas. Los que dudaban, tienen una buena ocasión para informarse y los que no saben nada sobre Jesucristo y la Iglesia, se van desgraciadamente más vacíos que nadie. Un desafío para todos, especialmente para los padres y para los profesores de enseñanza secundaria y universitarios.

     

  • La cultura de la libertad

    A Udo Di Fabio, magistrado del Tribunal Constitucional alemán que ha sido galardonado con el premio ”Reformador del año” el pasado 29 de noviembre por el Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung y es autor del libro “Die Kultur der Freiheit” (La cultura de la libertad), le preocupa la libertad del individuo en un estado cada vez más regularizado y cada día más afectado por normativas europeas que parecen ahogar dicha libertad. Cuanto menos responsable es el individuo y cuanta menos entidad moral posea, tanto más regula el estado. Sin darnos cuenta vamos perdiendo los derechos que emanan de la libertad a costa de un entramado de leyes cada vez más complejo y cada vez más dificil de delimitar, dando pie a una burocracia sofocante.
     
    Ahora bien, también corremos el peligro de errar en la noción de la libertad en un contexto cada día más individualista. La libertad, según Di Fabio, es más que la posibilidad de escoger. Existe también una libertad que llega a su plenitud al adquirir un compromiso. El juez, conocedor de las vicisitudes de la vida por ser padre de cuatro hijos, afirma que “occidente se encuentra en peligro porque existe una idea errónea de la libertad que conlleva la destrucción del sentido común”.
     
    Esta opinión va en la línea de los libros escritos últimamente por intelectuales alemanes con ideas innovadoras como “Generation Reform” (Generación Reforma), de Paul Nolte y “Der Staat - eine Erneuerungsaufgabe” (El estado y su tarea renovadora), de Paul Kirchhof. El libro de Di Fabio hace un recorrido de la filosofía del estado desde sus orígenes hasta nuestros días. La revolución francesa proclamó la base del estado moderno: libertad, igualdad y fraternidad. El autor se pregunta qué premisa es más fuerte como fundamento del estado, la libertad o la igualdad. ¿De dónde proviene la igualdad?. ¿En qué casos supera la fraternidad los limites de la libertad?. Estas preguntas no dejan de tener relevancia si consideramos, por ejemplo, los retos éticos que plantea la eutanasia.
     
    El juez alemán pone al descubierto algunas contradicciones de una Europa que es capaz del “olvido del futuro que se genera a través del prescindir de nuestros propios hijos” o también cómo es posible que sólo empecemos  “a valorar nuestra propia cultura sólo ante lo que nos es extraño”. Así ocurrió en Holanda, en octubre de 2004, cuando fue reclamada mayoritariamente una mayor protección legislativa de las religiones ante la calumnia, ya que un artista aparentemente se atrevió a ridiculizar al islam en sus obras de arte, episodio que además acabó en un crimen. “Ya nos hemos acostumbrado al desprecio de la religión cristiana, a la ridiulización del Papa, al insulto a la familia y a manchar las insignias nacionales y lo llamamos progreso”, escribe Di Fabio y se pregunta qué interés podrá tener un emigrante en integrarse en una cultura que se autodestruye, que “reniega de sus valores morales y que su oferta para dar un sentido a la vida parece que se agota en estar permanentemente de viaje, en alargar artificialmente la vida y en el consumo”.
     
    El autor dedica una parte extensa del libro a defender a la familia tradicional como fundamento de la sociedad, ya que “una sociedad desacostumbrada a los hijos está condenada irreversiblemente a perder su vitalidad”. No es poco frecuente oir por ejemplo que a una familia con niños se le diga que no puede firmar un contrato de alquiler simplemente por el hecho de tener niños (¡que por ley natural hacen ruido!). El prestigioso magistrado del Tribunal Constitucional reclama concretamente que el proyecto de ley sobre la antidiscriminación que se prepara en Alemania no deje de contemplar los casos de la discriminación de la familia, hasta ahora totalmente omisos en este texto legal.