Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

Familia

  • Una generación sin brújula sobre la familia

    Bigit Kelle.jpg"Madre-Padre-Hijo,mientras que en este país aún sea posible, sin inquirir en un delito, no me cansaré de afirmar de calificarlo como familia normal. Dentro de unos años seguramente tendremos que salir clandestinamente por las noches para hacer pintadas con esta frase en las paredes. Insisto. No porque considere otras formas de vida anormales o porque con gran ignorancia de mi parte no quiera ni pueda aceptar que también existen otras formas de vivir, sino porque Madre-Padre-Hijo son la mayoría. No solo en Alemania, sino en todo el mundo. Todavía".

     

     

    Este es el resumen del libro "Entonces abróchate la blusa – Un grito en contra de la locura de la igualdad", escrito por Birgit Kelle, periodista y madre de cuatro hijos.

     

    En efecto, un feminismo agresivo, la propagación de la ideología de género y que para rescatar la compatibilidad de la profesión y de la familia se recurra a desprestigiar la maternidad, el trabajo en el hogar y la labor educativa de una madre conllevan a que nos encontremos ante una generación sin brújula sobre lo que es una familia.

     

    El título del libro despista un poco sobre su contenido. Toma pie del "escándalo" que montó una periodista con el político Rainer Brüderle. Se encontraron casualmente en el bar del hotel tras un intenso día de trabajo para ambos y al Señor Brüderle se le ocurrió comentar el generoso escote de la periodista Laura Himmelreich. Un año después, en plena campaña electoral y con la intención de desprestigiar al político ingenuo, escribió un artículo en la revista Stern (revista nada decorosa) y provocó un #Aufschrei (#grito) en Twitter. Por todo ello se desencadenó en Alemania un debate sobre el sexismo que incluso afectó al Presidente de la República, Joachim Gauck, al que se le echó en cara haberlo comentado como "Tugendfuror" (el furor de la virtud). En efecto, cuando el hombre y la mujer pierden el respeto mutuo y cuando un hombre no sabe lo que es ser hombre y una mujer no sabe lo que es ser mujer y cuando un hombre no sabe lo que es una mujer y una mujer lo que es un hombre la inseguridad y las meteduras de pata van en aumento. De ahí viene el consejo: "entonces abróchate la blusa".

     

     

    Sin olvidar los efectos positivos del feminismo en el campo del reconocimiento de los derechos de la mujer, Kelle dedica un capítulo a lo que ella llama "dictadura del feminismo" y escribe: Simone de Beauvoir ya lo descubrió entonces. Hoy nos agotamos discutiendo su frase más famosa (no nacemos como mujeres, nos hacen) pero hay otra frase suya que no les quiero ocultar: "A ninguna mujer se le puede permitir quedarse en casa y educar a sus hijos. La sociedad debería ser totalmente distinta. Las mujeres no deberían tener esta posibilidad, precisamente porque si la tuvieran, la utilizarían demasiadas mujeres".

     

     

    Muchas madres le han escrito a Kelle para decirle que "por fin escribe alguien lo que siento en este momento". Cada vez es más frecuente en Alemania que las madres tengan que dar explicaciones por su dedicación al hogar, a su marido y a sus hijos, como si de algo superfluo se tratase. El fallo del feminismo actual es el no reconocer el papel fundamental de la maternidad como opción válida para una mujer.

     

     

    Kelle argumenta como es un error presentar la maternidad como una fuente de retraso económico y como también es un error obligar a las empresas a fijar una cuota de porcentaje de mujeres en los equipos directivos empresariales.

     

     

    Ursula von der Leyen, antigua ministra de Trabajo, anteriormente ministra de la Familia y actualmente ministra de Defensa, madre de 7 hijos, escribió en 2007 en su libro "Wir müssen unser Land für die Frauen verändern" (Debemos cambiar nuestro país para las mujeres): "la presión de la industria para que la mujer entre de lleno en el mercado laboral es enorme. Lo que no sabemos es si querrán tener hijos". Más claro imposible. Esto es una realidad siete años después. El desafío de la política familiar consiste no sólo en resolver la conciliación del trabajo y la familia, sino también particularmente y con especial interés crear el marco fiscal y de pensiones para que, por ejemplo, el 20 por ciento de las mujeres que en Alemania desean tener una familia numerosa puedan tenerla. Esto es uno de los temas que recientemente defiende la nueva Federación Alemana de Familias Numerosas (www.kinderreichefamilien.de). Es clamorosa la injusticia que se comete con la ridícula pensión que recibe una madre de familia numerosa que libremente ha prescindido de un trabajo remunerado para ocuparse de sus hijos.

     

     

    Kelle explica con detalles el vocabulario que se creó en 2013 para desprestigiar el "Betreuungsgeld“ (dinero de atención). Se trata de 150 euros mensuales que el Estado entrega a aquellas familias que prescinden de una guardería para hijos menores de tres años. De hecho es una cantidad simbólica en comparación a los 1200 euros que cuesta mantener una plaza en una guardería. Pronto salieron conceptos como "Herdprämie" (premio al fogón), "Vedummungsprämie" (premio a la idiotez), "Fehlanreitz" (estímulo erróneo). Pocos han considerado la investigación que hizo la revista Stern con la emisora de Televisión RTL según el cual el 51 por ciento de las mujeres entre 18 y 29 años se manifiestan a favor del Betreuungsgeld. Parece ser que Simone de Beauvoir, no se equivocó demasiado con su sospecha. El telón de fondo consiste en desprestigiar la capacidad educativa de los padres. En Alemania la educación primaria y secundaria es obligatoria y si los hijos no van al colegio se presenta la policía en casa por cometer un delito. Existen actualmente tendencias que pretenden hacer la guardería también obligatoria. Esto a algunos les recuerda a la Alemania comunista.

     

     

    El problema de fondo es el desafío demográfico. Con una tasa de natalidad de 1,4 Alemania notará especialmente a partir de 2020 un envejecimiento dramático de la población que no podrá compensar con la inmigración. Esto tendrá un impacto enorme en el mundo laboral. La alta productividad alemana exige una elevada cualificación para la que se necesita gente joven. La "guerra del talento" está en marcha. El mercado inmobiliario en zonas rurales se vendrá abajo con miles de casas y viviendas en venta sin comprador.

     

     

    A Alemania y a Europa le urge resolver este problema. Si a la desorientación de la ideología de género le añadimos la desorientación sobre lo que es la familia, vemos que estamos ante una generación que se va a tener que orientar según su instinto natural, si no ha sido corrompido antes. Kelle documenta en su libro las distintas definiciones que han utilizado los partidos políticos en sus programas electorales en las elecciones del pasado mes de septiembre. Todas se centran en reducir a la familia a una "Verantwortungsgemeinschaft" (sociedad de responsabilidades) que no se define. Naturalmente los actores pueden ser homosexuales y heterosexuales.

     

     

    Kelle invita a los padres y madres a que se suban a las barricadas y tomen el timón del futuro de sus hijos y que se impliquen en las políticas familiares a nivel local, autonómico y nacional. El libro mantiene un tono de gran finura irónica y de optimismo, a pesar de todo, y sería una riqueza poder contar con este texto en lengua castellana.

     

     

    Birgit Kelle nació el 31.1.1975 en Heltau, en Rumanía y a la edad de nueve años se trasladó con su familia de origen alemán a la República Federal. Estudió Derecho en Friburgo pero continuó su trayectoria profesional como periodista. Debido al debate sobre la cuota femenina y el Betreuungsgeld se dio a conocer al gran público como defensora de una nueva imagen de la mujer y de la familia. Aparece con frecuencia en Talkshows en televisión y tiene columnas en  The European, kath.net, Frei Welt, Die Welt, Focus, Brand Eins y Junge Freiheit. Está casada y es madre de cuatro hijos. Es miembro del partido CDU y desde el 2011 es católica (www.birgit-kelle.de).

     

     

     

    Dann mach doch die Bluse zu

     

    Ein Ausfschrei gegen den Gleichheitswahn

     

    Birgit Kelle

     

    adeo Verlag, 2013

     

    Gerth Medien GmbH, Asslar

     

    221 páginas

     

     

     

  • Recuerdos de mi tío Félix Pons

    Felix Pons.jpgMis recuerdos de la familia Pons comienzan en la reuniones familiares en Son Bibiloni, una finca que pertenecía a la familia cerca de Palma. Ahí se juntaban mis tías abuelas Bárbara, Magdalena y María Pons Marqués, la última monja religiosa, hermanas de mi abuelo José y de mi tio abuelo Félix, a los que no llegué a conocer. El Padre Marqués solía celebrar una Misa para todos y después teníamos una agradable merienda en la terraza de la finca. Ahí estaban todos los Pons que podían asistir. Esto son recuerdos de comienzos de los años 70.

    Con motivo del santo de la tías Bárbara y Magdalena también nos reuníamos en la casa de la familia Pons en la calle San Sebastián de Palma para otra tradicional merienda. En esa casa, que hoy ya tampoco pertenece a la familia, había un salón con un gran tapiz rojo en el que destacaba la flor dorada de los Jocs Florals, con el que fue galardonado otro antepasado nuestro, el poeta Josep Lluís Pons i Gallarça. Se hablaba poco de política en la familia Pons. Recuerdo haber preguntado al tío Félix qué recuerdo tenía del 23-F y me dijo: "¡No me hizo ninguna gracia!". Se dice de los Pons que tienden a soltar frases muy escuetas, lo cual es verdad en cierto modo, pero siempre acompañadas de cariño. Y el tio Félix era muy cariñoso conmingo, quizá por ser uno de los sobrinos segundos de mayor edad.

    Al abandonar Mallorca en 1984 para venir a Alemania mi contacto con los Pons se fue haciendo más escaso. Recuerdo que la primera vez que visité Munich, ciudad a la que ahora viajo con frecuencia, le envié una postal al tío Félix in memoriam de su padre, uno de los protagonistas del contubernio de Munich en junio de 1962. Siendo ministro de Administracion Territorial intercambiamos algunas cartas, siempre de tono familiar y así también en sus años en la presidencia del Congreso de los Diputados. Nos veíamos con motivo de las bodas de mis hermanos y en alguna que otra ocasión. La última vez en la que coincidí con todos los Pons Irazazábal fue en Viena, con motivo del 60 cumpleaños de mi tío Pepe, hermano de Félix. Fue un encuentro muy entrañable en el que Pepe proyectó unas películas que él mismo había hecho, que me remontaron a la época de Son Bibiloni.

    En los últimos años empecé también, en mis viajes a Mallorca, a visitar expresamente a mi tío Félix y también a su madre. Sentía una necesidad de aprender de él. Así lo hice dos veces. Con motivo de una entrevista que salió en el "Full dominical" del Obispado sobre la actuación de los cristianos en la política le escribí una carta de agradecimiento. Haciendo referencia a la mención que hizo Jordi Pujol en su biografía sobre él me constestó el 15 de marzo de este año: "Tenía noticia de la referencia que me dedica Jordi Pujol en sus memorias, aunque no la había leído. Tu fotocopia me resulta útil para comprobar lo débil que es la memoria humana. Es cierto que me negué a hacer uso de las facultades normales de la Presidencia para impulsar un proceso legisativo (el de la reforma de la ley del aborto) que los partidos no podían tramitar con sus propias fuerzas. No es cierto, sin embargo, que el Presidente del Congreso, ostente unos poderes excepcionales para cerrar la legislatura impulsando un proyecto concreto, a su elección. En cualquier caso, pecata minuta. Las palabras con las que Jordi Pujol traza mi perfil son mucho más generosas que las que me dispensó cuando ambos estábamos en activo. En fin, como reza una de las lápidas sepulcrales de la catedral de Palma, "posquam migravit doluerunt cives".

    Recuerdo el día de esta intervención en el Parlamento. Precisamente yo estaba en Madrid y le llamé por teléfono para felicitarle por su actuación y me respondió de un modo muy Pons: "He hecho lo que he pensado que tenía que hacer".

    La entrevista que concedió a la revista de los Antiguos Alumnos del Colegio Montesión que salió publicada en mayo de este año también recoge interesantes pensamientos de Félix. Ante la pregunta: "¿Los vaivenes de la educación en los últimos años repercuten en la calidad de la enseñanza e impiden que se tengan refrentes sólidos?, él respondió: "Todo ha cambiado mucho. Yo no puedo hablar de cómo es Montesión actualmente y tampoco otros colegios. Lo que si sé es que mis nietos irán a Montesión. Ahora que se empieza a tener una visión más crítica y menos devota de la transición (en la que se pensaba que todo había ido muy bien) ya se puede decir que hay una cosa que no ha salido bien, que es la educación. Se ha fallado básicamente en una cosa. No hemos tenido un esquema escolar estable y sólido que estuviera por encima de la alternancia política. Hemos tenido una danza y contradanza de leyes y de programas educativos que no ha funcionado. Y si a esto le añadimos que la vida social se ha movido en grandes niveles de la escala de Richter, es evidente que hacía más falta un esquema sólido en la educación. Desde que se tocó la Ley de Educación de Villar Palasí, que tuvo una vigencia bastante dilatada, todo fue un tejer y destejer".

    Pienso que una de las herencias de mi tio Félix es que los cristianos no se pueden desentender de la gestión política. Él no era partidario de una política cristiana, que no es fácil definir, sino más bien de una política de cristianos con una formación sólida. Si yo estuviera en Palma, quizá pondría mis servicios a la política, pero como no es así, no podré tomar el relevo de mi tío. Nunca me lo he planteado en serio. Espero que otros lo hagan.

  • El corazón de tu hijo ya está latiendo

    baby.jpegSi repaso el año que acaba de terminar y pienso en algo de lo que los españoles pueden estar orgullosos, entonces recuerdo la multitudinaria manifestación en favor de la vida del pasado 17 de octubre. Mi alegría fue grande al ver que se le dio una cobertura adecuada a la noticia en el telediario alemán "Tagesschau", el más visto de todos los programas de noticias.

    Conozco a una joven comadrona, Maria Grundberger, que también se dedica a disuadir del aborto a las mujeres en conflicto en las calles de Munich. Trabaja para el "Lebenszentrum" (centro de la vida), muy cercano a una de las mayores "clínicas" abortivas de esa ciudad. Se planta en la entrada con la foto de un embrión y, si lo consigue, les dice a las madres que se acercan a la clínica de un modo afectuoso y positivo: "el corazón de tu hijo ya está latiendo". Este comentario desenlaza una conversación que puede sacar a esa mujer de la desesperación. De este modo Maria y sus compañeras del centro de la vida ya han salvado a más de 300 niños. Un intento de parar jurídicamente el "asesoramiento en la acera" fracasó.

    Le he hecho una entrevista a propósito de la manifestación del 17 de octubre de 2009:

    ¿Qué opina sobre el apoyo a la vida en España si se legaliza el aborto a partir de los 16 años?

    "Mi impresión está dividida. Por una parte veo una cierta crisis en la política española que impone su agenda ideológica y es enemiga de la vida sin miedo a ningún tipo de pérdidas. Desgraciadamente, el Gobierno del presidente Zapatero no conoce medida y sigue la escala de valores de una política extremista. Esto me llena de tristeza. Espero que ningún país europeo ni latinoamericano siga este ejemplo tan funesto. Por otro lado, veo a los cientos de miles de personas que han salido a la calle en Madrid y otras cuidades a manifestarse por el derecho a la vida".

    ¿Sería posible una manifestación como la del 17 de octubre en Alemania y si no, por qué?

    "Creo que una manifestación como esta no hubiera tenido lugar en Alemania. Esto tiene que ver también con que no tenemos una cultura de la manifestación tan marcada como en España. También hay que decir que las jerarquías de la Iglesia y de los Protestantes no han llamado explícitamente a manifestarse. Pero tampoco conozco en Alemania a ningún político que defienda posturas tan radicales sobre el aborto y otros temas como el presidente español. Pienso que, en general, el debate político en Alemania se rige de una manera menos dura que en España.

    ¿Qué le motiva más íntimamente al "asesoramiento en la acera"?

    "Una de la mayores motivaciones es, naturalmente, captar más adelante la sonrisa de un niño que he podido salvar del aborto en la acera. Es muy emocionante experimentar que aquí vive una persona que estaba condenada a la muerte. También tengo la convicción de que en la acera, delante de la clínica abortiva, estoy precisamente en el mejor momento y en el mejor lugar en el que Dios quiere que esté. No lamento ni un solo segundo de los que he estado ahí pero sí que lamento, de vez en cuando, las horas en las que no he estado. Mi motivación más profunda es mi amor a los niños no nacidos".

    Y en conclusión yo, desde Alemania, también digo: ¡Majestad, por favor, no firme esta ley!.

  • La Alianza Europea para la Familia

    Familie.jpegLas últimas elecciones nacionales en Alemania del pasado 27 de septiembre han supuesto un cambio en el rumbo del gobierno. De hecho, Guido Westerwelle (Partido Liberal FDP) fue el único en mencionar la familia en la reunión con los líderes de los partidos mayoritarios en televisión durante la misma noche de la elección y anunció la esperada reducción de la presión fiscal sobre las familias. Se especula sobre quién tomará el mando del Ministerio de la Familia. Ursula von der Leyen (CDU) ha sido muy eficaz a la hora de asumir los proyectos preparados por su antecesora en el gobierno socialista Renate Schmidt (SPD). Quizás su mayor éxito consiste en haber transportado su experiencia llamada “Alianza por la Familia“ a la Unión Europea.

    En efecto, con motivo de la presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea durante la primera mitad de 2007, ha sido lanzada la Alianza Europea para la Familia como plataforma que permitirá el intercambio de experiencias a nivel europeo.

    ¿Política Familiar Europea?

    La Unión Europea no tiene competencias propias en el terreno de la política familiar pero sí que marca pautas y objetivos en campos que influyen directamente en las familias. Como ejemplo se pueden mencionar la "estrategia de Lisboa" que aborda el aumento del número de mujeres con empleo remunerado, la superación del cambio demográfico, la lucha contra la pobreza infantil y la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer. Ya en 2002 los paises miembros acordaron el desarrollo de los jardines de infancia ("objetivos de Barcelona") y extisten también en la Unión Europea recomendaciones sobre la protección durante la maternidad y durante los primeros años de infancia.

    Se han formado cuatro campos de cooperación europea en política familiar:

    a) Grupo de expertos sobre cuestiones demográficas que asesora a la Comisión Europea.
    b) Grupo encargado de la web de la Alianza Europea de la Familia que permite comparar las políticas familiares de los países miembros y propone ejemplos avalados por la experiencia,
    c) Grupo de expertos en políticas familiares que faciliten un intercambio de experiencias entre los expertos y los gobiernos.
    d) Grupo de investigación "Social Platform on Research for Families and Family Policies".

    En junio de 2009 se reunió por primera vez la red de expertos con el tema: "Estímulos de política familiar hacia una paternidad activa". Pariciparon 15 países miembros. La próxima reunión está prevista para otoño de 2009 y tiene como tema principal las consecuencias de la crisis económica en las políticas nacionales familiares y la consiguiente reacción de los países miembros.

    Datos y resultados comparables

    Uno de los objetivos de este intercambio de experiencias es hacer un "benchmarking" de las diversas aportaciones de las políticas familares a nivel europeo y poder evaluar sus resultados. Una de estas investigaciones es el estudio conjunto de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) sobre políticas familiares y demografía. Según sus autores, los puntos clave de la política familiar son: el bienestar de los niños, la creación de la igualdad de derechos entre los sexos y la conciliación entre la familia y el trabajo. La OCDE trabaja desde 2006 en una base de datos "OECD Family Data Base" (www.oecd.org/els/social/family/database) que permite armonizar los distintos datos a fin de que puedan ser comparados. Esta base de datos contiene 56 indicadores clave que permiten distiguir la estructura familiar, la integración en el mercado laboral de los padres, los subsidios públicos a las familias y los indicadores del éxito en el desarrollo y la formación de los niños.

    En este estudio, con el título "Towards a Framework of assessing Family Policies in the EU", se puede comparar por país:

    a) Los costes de la política familiar y los subsidios familiares.
    b) La duración, el subsidio y la utilización de la protección por la maternidad y las ayudas familiares durante los primeros años de infancia.
    c) La oferta, la calidad y los costes de la atención en los jardines de infancia.

    Estos datos permiten múltiples comparaciones entre los países miembros y hace transparente si las familias de madres solteras, las familias numerosas o las familias con riesgo de pobreza salen más beneficiadas que las familias con más posiblilidades económicas. También se comparan los datos de cuántas empresas en cada uno de los países miembros colaboran en cuestiones de conciliación del tabajo y la familia.

    Un estudio actual del Institut der Deutschen Wirtschaft (Instituto Alemán de Economía) de Colonia ha desarrollado el "Indice del Apoyo a la Familia" y compara 19 países europeos. Dinamarca, Noruega, Francia y Suecia ocupan los primeros lugares, Alemania el séptimo lugar y España el puesto catorce. Este estudio también compara el índice de fertilidad, el indice de la participación de la mujer en trabajos remunerados, el índice de éxito escolar de los niños, el índice de pobreza familiar y la igualdad de derechos de los sexos.

    Conciliación a nivel europeo

    Según un informe del Ministerio Federal Alemán de la Familia apenas existen comparaciones sobre las políticas de conciliación a nivel europeo. El último estudio es de 2004, denominado "European Fundation for the Improvment of Living and Working Conditions". En esta investigación se estudian las distintas ofertas del mundo empresarial para conciliar la familia (tanto con hijos pequeños como con ancianos) y el trabajo y de qué modo contribuyen a facilitar el regreso al trabajo, especialmente a la madre.

    Antes del verano de 2010 se esperan los resultados de un nuevo estudio comparativo sobre las políticas de conciliación de la familia y el trabajo y sobre la participación empresarial en Suecia, Francia, Reino Unido, Polonia, Italia y Alemania.

    Acoplar la investigación a la política familiar

    Desde hace 10 años existe el Observatorio sobre la situación de la familia y sobre políticas familiares bajo la tutela del Instituto Austríaco de Investigación Familiar (www.oif.ac.at). La European Foundation también respalda el "European Quality of Life Survey" que investiga cuestiones de conciliación. La Comisión Europea ha exigido recientemente a los gobiernos un mayor intercambio entre la investigación y la política familiar. Una de las dificultades deriva de que la investigación trabaja con periodos de tiempo largos mientras que los gobiernos requieren resultados científicos a corto plazo.

    También hay que constatar las diversas prácticas de los países miembros a la hora de informar sobre los resultados de política familiar. Algunos informan regularmente, otros irregularmente, otros lo integran en el informe general de acción social y otros no informan. El informe de Holanda de 2008, "The strength of the family", propone por ejemplo aumentar la oferta de asesoramiento sobre conflictos en el matrimonio y para los padres que ofrezca soluciones preventivas con el fin de evitar los efectos nocivos del divorcio en los hijos.

    Una mirada crítica

    Es muy oportuno que los destinatarios de los beneficios de la política familiar, las familias, lean y conozcan estos informes que ellos mismos pagan con sus impuestos. El séptimo Informe de la Familia publicado por el Gobierno Federal de Alemania en abril de 2006 contiene una conclusión que delata la situación actual de muchas familias. No duda en afirmar que en el futuro la mayoría de las personas "independientemente de si hubo boda o no, tendrán relaciones múltiples con diversas parejas" y por tanto "el modelo de un matrimonio para siempre" será sustituido por un modelo de la "monogamia en serie". Y el informe también señala que la feminidad y la masculinidad son una "construcción social", del mismo modo que la familia también es – afirma el informe – "una construcción social". Por ello, como ha criticado el catedrático Manfred Spieker, "el vasto aumento del número de jardines de infancia no responden primeramente a la formación óptima del niño sino que es la conclusión lógica de la maximización de la felicidad individual y de la resultante deconstrucción de la familia. En una palabra: del hedonismo promulgado por el Gobierno".

    Urge por lo tanto garantizar que las políticas familiares respondan a una visión acertada del sentido trascendente del hombre, que se manifiesta precisamente en su capacidad de procreacción y de crear una comunidad de afecto basada en un amor incondicionado. Al Estado le conviene, por tanto, redescubrir la forma de vida en el matrimonio y en la familia la institución que mejor garantice su existencia.

  • Los partidos rivalizan en medidas de ayuda a la familia

    26f761d50d15b1ec26631e9a067a8d88.jpegPor primera vez en muchos años aumentan los nacimientos

    La política a favor de la familia se perfila como uno de los temas más importantes de cara a las elecciones generales que se celebrarán en Alemania el próximo año. Para ser uno de los países más ricos y que más invierte en la familia, Alemania ha obtenido poco hasta ahora: es uno de los estados con el índice de fecundidad más bajo (1,32 hijos por mujer en 2006). Si quiere seguir siendo un país de alta productividad, Alemania tiene que mantener una elevada formación profesional y académica. Una de las medidas que se discuten actualmente es la de facilitar la inmigración de profesionales cualificados, también de países no europeos.

    El Gobierno federal ha desplegado un gran número de medidas para favorecer la natalidad y también los medios de comunicación están fomentando una mayor aceptación social de los niños. Se invierten anualmente 189.000 millones de euros en la política familiar. También se ha creado un centro federal para analizar y valorar los resultados de las ayudas familiares. Y algo empieza a cambiar. En 2007 nacieron más niños que en el año anterior, en vez de disminuir cada año como ocurría antes.

    Una de las causas de esta mejora se atribuye a que el 9,6 % de los padres han decidido aceptar la ayuda estatal que les permite pasar, por los menos, dos meses o más en casa ocupándose del recién nacido sin tener serias desventajas financieras. El 25 % de los padres que acepta esta ayuda dedica entre tres y once meses al hogar y uno de cada cinco aparca su profesión durante un año. Las madres piden el permiso parental en el 86 % de los casos.

    Empresas favorables a la familia

    La segunda mitad del siglo XX supuso la entrada masiva de la mujer en el mundo del trabajo remunerado y, por tanto, un cambio importante en la valoración de la maternidad por parte de la mujer. Sin embargo, el siglo XXI será un siglo de reajuste para los hábitos laborales del hombre. El empresario deberá ser más consciente de la repercusión de la vida laboral en la "salud familiar" de sus empleados y, por otra parte, él mismo, como padre, deberá asumir su papel como educador, pues siguen siendo demasiados los profesionales que delegan la educación de sus hijos en la madre.

    Desde hace ya diez años la Fundación Hertie promueve la “auditoría familiar” de empresas y ya son más de 600 las empresas, instituciones públicas y universidades que han llevado a cabo esta auditoría. En el período de un año 63 empresas han sido reauditadas con el fin de mantener su capacidad de apoyo familiar a los empleados.

    La ministra federal de la Familia, Ursula von der Leyen, está muy orgullosa de los resultados obtenidos, como manifestó a la prensa a finales de junio: "Las empresas e instituciones certificadas manifiestan cómo una compañía puede ser consciente de la familia y tener éxito económico al mismo tiempo. De este modo marcan una tendencia en la economía innovadora. Estoy convencida de que muchas empresas seguirán este ejemplo. La afinidad a las familias se ha convertido en una marca de reconocimiento para la industria alemana, ya que cada vez más jefes de personal reconocen que la empresa que tien en cuenta las necesidades de los padres va por delante y dejará detrás a la competencia".

    Los límites de la tutela estatal

    Para ampliar la red de guarderías, el Gobierno federal invertirá 4.000 millones de euros hasta el 2013. En 2007 fueron 321.000 los niños menores de tres años que tuvieron acceso a algún tipo de cuestodia extrafamiliar. A partir del 2013 se prevé que aquellos padres que no deseen o no puedan llevar a sus hijos a una guardería reciban una ayuda mensual del Estado.

    Un asunto cada vez más debatido en Alemania, también en los medios de comunicación, son los límites de la tutela estatal. Esta cuestión es relevante ya que repercute de un modo indirecto en la percepción social de lo que es o lo que no es la familia.

    Durante 2007, un total de 28.200 niños, algunos de ellos bebés, pasaron a la tutela total o parcial del Estado, ya que sus padres no son capaces de ocuparse de ellos. La Constitución alemana atribuye al Estado la tutela de los niños en el caso de que los padres sean incapaces de mantenerlos y de educarlos. El Jugendamt es la oficina que se encarga en cada ciudad de velar por esta tutela. Es habitual que el Jugendamt llame a la puerta del hogar si nace el to o el séptimo hijo para preguntar a los padres si son conscientes de su responsabilidad. En algunos casos el Jugendamt puede conseguir, con la ayuda del juzgado, que algunos hijos pasen a la tutela estatal.

    Ya existen dos casos de familias que han recurrido al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para defender el derecho de ocuparse de sus hijos y han obtenido una indemnización de 50.000 euros. Ciertamente, no es fácil emitir un juicio definitivo, en cualquier caso mucho depende de los Jugendamt y de la habilidad con la que se juzga cada caso.

    La ayuda económica que mejor entienden las familias y que mejor funciona es la desgravación fiscal. Las propuestas del partido liberal (FDP) para las elecciones de 2009 van mucho más allá de las propuestas de los partidos demócrata cristianos (CDU/CSD) o del Partido Socialista (SPD): por cada hijo una desgravación fiscal de 8.000 euros anuales.

    Esta vía permite que sean los padres los que decidan cómo organizarse y atender sus necesidades familiares, en vez de que sea el Estado el que invierta cada vez más y con impuestos más elevados en estructuras y redes de gaurderías.

    Cuando la ministra Ursula von der Leyen anunció que faltaban 700.000 plazas de guardería en Alemania, se agitó el debate público sobre la necesidad de la expansión de este servicio. Hay quienes, como la periodista Eva Herman autora de "El Principio de Eva", dan razones para mostrar que durante los primeros tres años de vida lo mejor para el niño es que sea atendido en su casa y no en una guardería.

    Como bien dice Daphne de Marneffe en su libro "Maternal Desire. On Children, Love and the Inner Live": "Todo nuestro debate sobre las guarderías no nos dice nada sobre la satisfacción de los padres y del hijo y esta es quizás la única medida sobre su éxito. Quizá es tan difícil hablar sobre la felicidad porque las personas tienen modos muy distintos de ver las cosas”.

  • ¡Tú eres Alemania!: la potencia europea busca una nueva imagen

    0a33ff2af6ed0d5bbfaf69f968ae14fe.jpegComo cada domingo he leído diagonalmente, así lo suelo hacer, el periódico Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung. Los periódicos en Alemania se distinguen por ser de gran tamaño y uno "desaparece" detrás de él, como si de una sábana se tratase.

    Esta vez me he quedado asombrado tras ver un anuncio gigante que cubre dos páginas completas. Se ve un bebé en los brazos de su madre en bañador. El texto dice "Tu fuiste un accidente, un pequeño accidente, un percance. Realmente nos descuidamos por un momento. Pero todo ha salido bien, muy bien. ¡No podía haber ocurrido nada mejor! Se puede enterar todo el mundo: ¡Hurra, la culpa es nuestra!".

    Este anuncio es uno de los doce que irán apareciendo hasta el mes de mayo en toda la prensa del país para fomentar un cambio de clima mental que logre una mayor aceptación de los niños en la sociedad alemana. Además de los anuncios impresos, cada día a las 19.58 aparece simultáneamente un spot de dos minutos de duración en las televisiones más importantes del país. Las bonitas imágenes del anuncio van acompañadas de la siguiente explícita y directa declaración:

    "Nos vuelves locos. Lloras toda la noche. Te orinas en la cama. Te salen los primeros dientes y luego incluso el sarampión. Primero el parvulario, luego el colegio y con 15 años nos tienes a nosotros. Sí, tú nos haces locamente felices. Tu adquisición es gratuita. Luego se vuelve cara. Necesitas tiempo y espacio. Nos «cuestas» los zapatos nuevos, la televisón grande y las vacaciones en la costa. Tú no eres un lujo, tú eres impagable. Hay muchos motivos para no tener hijos y el mejor para tenerlo: tú. No puedes hablar y nos explicas el mundo. No puedes correr y nos ayudas a dar un salto. Aprendes tanto cada día y nos enseñas mucho más. Nos muestras que nunca es mal momento sino realmente el mejor para recibirte. Tienes padre y madre y necesitas todo el país para crecer felizmente. No estás solo, sino es nuestra tarea más valiosa. Tú haces de dos personas una familia, de la vivienda más pequeña, un lugar de juego y de aventuras y, de fideos y salsa de tomate, una comida de fiesta".

    Y el anuncio concluye con esta rotunda frase: "Necesitamos más como tú, porque sin ti el presente no es divertido y el futuro ya pasó. Tú eres Alemania (Du bist Deutschland)".

    Esta asombrosa campaña (www.du-bist-deutschland.de) está financiada por diversos medios de comunicación privados (ARD, ZDF, SAT1, RTL, Kabel eins, Vox, n-tv, N24, Premiere) que han formado una sociedad de responsabilidad limitada para asegurar que se cumpla el fin de la campaña. Participan personajes de la vida pública, moderadores de televisón y deportistas como Reinhold Beckmann, Johannes B. Kerner, Florian Langenscheidt, Peter Maffay, Henry Maske, Nina Ruge, Eva Padverg y Renate Schmidt, que no cobran por su participación. Empresas como Deutsche Post AG, E.ON AG, etc. aseguran la financiación del proyecto. Por otro lado, importantes grupos editoriales como Axel Springer, WAZ-Mediengruppe ofrecen espacios gratuitos para los anuncios. Y, por último, más de cien emisoras de radio, Google, una empresa que publicita anuncios a través de vallas en las calles y una empresa de cine contribuyen a la difusión del mensaje.

    Niños de toda Alemania han contribuido a expresar sus pensamientos sobre una Alemania con un presente y un futuro feliz, y los han plasmado en dibujos. Varias agencias de marketing y publicidad han ofrecido gratuitamente sus equipos a disposición de la campaña.
    ¡Es un cambio copernicano!. Hace 37 años, el 6 de junio de 1971, la cabecilla del feminismo alemán, Alice Schwarzer, lanzó con ayuda de la revista STERN una campaña con la portada llena de mujeres famosas, que aparecían bajo el lema "Yo he abortado" (p.e. Romy Schneider, Senta Berger, Sabine Sinjen, Carola Stern y Veruschka Gräfin von Lehndorff). Más tarde algunas dijeron que en realidad no lo habían hecho, pero querían celebrar la posibilidad de poder hacerlo, tras la liberalización de la ley en Alemania. De hecho, el cálculo oficial es que, desde la liberalización, han tenido lugar 4 millones de abortos y no es una aberración suponer que la cifra real es probablemente el doble: 8 millones de abortos. Un hecho siempre oculto en el análisis del invierno demográfico de Europa.

    Es también llamativo que este año, la ministra federal de la familia, Ursula von der Leyen, tras ceder a la presión de muchos padres, diera orden de que se retirase el material de la "Bundeszentralle für gesundheitliche Aufklärung" (central federal para la información sanitaria) que describía con todo detalle contenidos de la reproducción humana y de la contracepción, sin ningún tipo de pudor y respeto por la educación afectiva y an distribuídos arbitrariamente en los colegios, sin previo aviso a los padres, violando así la ley de protección de menores.

    Es llamativa la fuerza con la que Alemania quiere cambiar su imagen hacia adentro, liderando un cambio social que sin duda es todo un ejemplo para Europa y para el mundo. Este esfuerzo no procede del Estado y tampoco de la Iglesia, sino de la sociedad civil y de individuos que, cada vez se dan más cuenta de que el país está en sus manos y que no pueden conformarse con esperar algo del Estado. Y curiosamente son los medios de comunicación (los mismos que nos están enseñando continuamente no lo que es la familia, sino os de personas egoístas que sólo quieren recibir y nunca dar) los que con esta campaña están contribuyendo a un nuevo modo de ver la vida y el futuro de la vida. Es un buen motivo de esperanza.

  • El matrimonio, fuente de riqueza, formación y salud

    d11e2362e8bc9b886c2f722f153e80e1.jpegEl semanario Spiegel (el barómetro, la voz cantante y la conciencia pública mediática de la nación alemana) ha sacado en agosto un número especial dedicado a la familia titulado: "Sehnsucht nach Familie - Die Neuerfindung der Tradition" (el anhelo por la familia, el redescubrimineto de la tradición). Así es, la familia está de moda en Alemania. El 51 % responde en una encuesta que la familia tiene más importancia hoy que hace diez años, porque en caso de necesidad uno siempre se puede fiar de la familia. Ahora bien, mientras que en los años cincuenta el 98 % de los hijos nacían en una familia con un padre y una madre, hoy viven el 15 % sin padre, el 2 % sin madre, con padres no casados el 6 % y el 9 % con una nueva familia, la así llamada "familia patchwork".

    Es un hecho que con el comienzo de los años sesenta decrecieron las tasas de matrimonios y de nacimientos, mientras que los divorcios, el nacimiento de hijos fuera del matrimonio y los "matrimonios" de hecho crecían rápidamente. La puesta al día de la legislación familiar no da a basto con los cambios surgidos en los años sesenta, setenta, ochenta y noventa. Vivimos en un nuevo mundo, tal y como ha publicado recientemente la profesora Mary Ann Glendon, catedrática de derecho de la Universidad de Harvard: "La legislación pone ahora más énfasis en los derechos individuales de una familia y menos énfasis en la solidaridad de la familia. Actualmente los sistemas legales occidentales parecen pasar de tratar el matrimonio como una institución social designada a proporcionar el entorno idóneo para la educación de los hijos a tratar el matrimonio primariamente como una relación íntima entre adultos. Los cambios en la estructura familar, a su vez, han debilitado la ayuda entre vecinos y las instituciones de ayuda de la sociedad civil y los estados de bienestar están al borde de la crisis". Concretamente en Alemania, no hay personal sanitario suficiente para atender a todas las personas mayores de edad y existe un "turismo" de importación de este tipo de personal más o menos cualificado de los países del este, sin la ayuda de los cuales sería imposible cubrir esta necesidad.

    ¿Cuál es entonces la mejor política familiar? Glendon tiene varias propuestas: Primera: El marco familiar que al estado y a la sociedad le interesa promocionar es aquel que procura las condiciones óptimas para la educación de los hijos y, por lo tanto, con hogares con un padre y una madre presentes. Y segunda: la sociedad tiene poco interés en aquellos hogares, fundamentados o no en el matrimonio, en los que los hijos no son educados. Esto sugiere que quizás el matrimonio no debería justificar que los esposos tengan los mismos derechos (simplemente por el hecho de estar casados) que tienen las personas casadas que están educando a sus hijos. Esto no quiere decir que la sociedad tiene poco interés en favorecer el matrimonio. Precisamente, es todo lo contrario. Los matrimonios casados -educando a sus hijos o no- son el modelo de famila que al estado más le interesa promover.

    De hecho, el tejido social de solidaridad de la familia es el tejido mismo de la sociedad. Si se debilita el primero, inexorablemente se debilita el segundo. El estudio "Los principios de Princeton" (www.princetonprinciples.org), del Instituto estadounidense Witherspoon (www.winst.org), firmado por más de cincuenta catedráticos en cuestiones médicas, sociales y legales de la familia, aporta una serie de datos interesantes. Una muestra:

    "Los niños educados en hogares formados por un matrimonio (se entiende de un hombre y de una mujer) tienen más posibilidades de realizar actividades con la lectura y la escritura (por ejemplo, que un adulto les lea o les enseñe las letras) mientras van a preescolar, y tener unas notas más altas en comprensión lectora cuando están en cuarto curso. Los niños en edad escolar tienen menos del 30 % de probabilidades, aproximadamente, de faltar a una clase, llegar tarde o no ir a la escuela. El efecto acumulativo de la estructura familiar sobre el rendimiento escolar de los niños es más evidente en los índices de graduados de enseñanza secundaria. Los niños que han crecido en familias cuyos padres están casados, tienen el doble de probabilidades de graduarse en el colegio, en comparación con los niños de familia monoparental o que conviven con padrastro o madrastra.

    Un estudio ha puesto de manifiesto que el 37 % de los hijos que han nacido fuera del matrimonio y el 31 % de hijos de padres divorciados dejaron el colegio, en comparación con el 13 % de los hijos de familas compuestas por los padres biológicos casados.

    El matrimonio también favorece la salud emocional del niño. Los hijos de parejas casadas y estables tienen menos posibilidades de padecer depresión, ansiedad, de consumir alcohol o drogas y de pensar en suicidarse, en comparación con los hijos de parejas divorciadas. Una encuesta realizada por estudios norteamericanos sobre el bienestar de los niños descubrió que la estructura familiar era más importante que la pobreza, al determinar el comportamiento y psicología de los niños. En general, los hijos que han crecido con sus propios padres y madres, están más preparados para afrontar el mundo con esperanza, confianza y dominio de sí mismos, que los que pertenecen a una familia desestructurada.

    Durante las últimas décadas hemos experimentado con varias alternativas al matrimonio, y los resultados son claros: los niños que han crecido en familias formadas por parejas casadas generalmente superan cada etapa de la vida con más éxito que aquellos que han crecido en familias con estrucuras alternativas. Aquellos que se preocupan, como todo cuidadano debería hacer, por el bienestar de los niños, deberían preocuparse por la salud del matrimonio en la actualidad".

  • Eva Herman, estrella de la televisión alemana, desafía a las feministas

    medium_Eva_Prinzip.jpegEva Herman es una de las caras y voces más conocidas de toda Alemania. Durante muchos años la veíamos a las ocho de la tarde en el “Tagesschau”, el telediario de mayor audiencia en el país. Ahora ha prescindido de este trabajo a raíz de su artículo publicado en la revista cultural Cicero “Die Emazipation, ein Irrtum?” (La emancipación, ¿un error?) en el que afirmó “la presión materialista nos somete. Tanto que estamos dispuestas a sacrificar a nuestros hijos y el dinero que tanto nos ha costado ganar para que otra persona los cuide. ¿Absurdo?. Más que eso (...). La mujer trabajadora se ha convertido en una parte esencial de la sociedad de consumo. Pero libertad y verdadera emancipación sólo hay en muy pocos casos. Y esta sopa, queridas amigas, nos la hemos cocinado nosotras solas”.

    Que un personaje del mundo mediático tan expuesto salte al ruedo con unas afirmaciones tan polarizantes es todo un acontecimiento. Eva Herman tuvo que dejar su trabajo como presentadora el 1 de septiembre, en parte por decisión suya y, en parte, por la presión que ejercieron las antiguas feministas, especialmente Alice Schwarzer de Colonia, fiel seguidora de Simone de Beauvoirs, parangón del feminismo más desenfrenado. La autora ha recibido más de 4.000 cartas y correos electrónicos que confirman sus tesis y le animan a seguir adeltante, a pesar de la crítica que se ha desencadenado. Este hecho nos demuestra que es necesario romper la espiral del silencio, sobre todo en los medios de comunicación, ya que, según Herman, el 70 % de los periodistas alemanes no tienen hijos y ningún tipo de relación con niños o una familia propia. Estas afirmaciones son ciertamente incómodas y son objecto de muchos debates televisivos y de muchos comentarios en internet, especialmente en el Blog de Eva Herman (www.eva-prinzip.com).

    En su libro, con 100.000 ejemplares vendidos en mes y medio, afirma: “Claro que hay mejoras decisivas que son resultado de la llamada emancipación: la liberación de la violencia ual, del trato desigual en la política, de la marginación de las mujeres, además del derecho natural al voto y a una mejora de la educación. Pero estos avances no son todos el resultado de un feminismo militante, sino en gran parte resultado de derecho humanos sancionados en la constitución. La mezla de estos avances con una masculinización de la mujer y su actuar en competencia contra el varón, y la desaparición de la feminidad y de la maternidad, son los desvíos que dieron la razón de ser a este libro”. Eva Herman es asombrosamente clara cuando se refiere en su libro al aborto: “En 1971 Simone de Beuvoir firmó públicamente la afirmación “J’ai avorté” (he abortado) y provocó que Alice Schwarzer reaccionara con entusiasmo y copiase la acción en Alemania con el titular de la revista Stern “Wir haben abgetrieben” (hemos abortado). No es posible darle suficiente importancia a las consecuencias de la legalización del aborto cuando uno estudia el feminismo, pues no se trataba solamente de conseguir la despenalización de la “interrupción del embarazo” sino de hacerlo pasar por algo vanal, como quien va al dentista”

    Los hombres que cantan victoria salen también mal parados en el libro: “No hay duda que la nueva interpretación del rol de la mujer también es espeluznante para los hombres. Cuanto más ntes son las mujeres y cuanto más cuestionaban a los hombres, tanto más inseguros estaban. De repente se encontraron en una situación de defensa. Tenían que justificar muchas cosas que les parececían naturales. Muchos cedieron a la presión e hicieron lo que les decían las mujeres. Intentaron reprimir sus características masculinas y sus formas de comportamiento, lo cual tenía consecuencias incluso en la vida cotidiana, también en pequeñeces que fueron recargadas de significado. El experimento no dio resultado”.

    Eva Herman rompe una lanza por la familia y esa defensa es criticada por algunos medios, dada su biografía con varios divorcios y ahora con un hijo. Precisamente es esto lo que ahora le permite hablar y escribir, con no poca vehemencia, desde una posición de arrepentimiento, pues en su libro afirma que su ideal hubiera sido encontrar un marido con el que hubiera podido tener cinco hijos para educarlos bien: “La apuesta a favor de la familia, hacia un nosotros, es la única posibilidad para contrarrestar el enfriamiento de nuestra sociedad. Con la opción por los niños tenemos la oportunidad de entregarnos y de ser responsables, a pesar de todos los obstáculos y de todas las dificultades imprevisibles. El cantar del individualismo ya hace tiempo que ha perdido su sonido tentador. ¿De qué nos sirve ir despreocupados de vínculos aparentemente fastidiosos por la vida?, ¿A dónde nos lleva la autorealización, la celebración del yo?, ¿Qué calidad de vida nos promete el vivir como “single”?. No nos confundamos: sin compañía el hombre sucumbe y una vida en la que la libertad equivale a la soledad no la desea nadie. Este -y no la llamada tardía de la política por mayores tasas de natalidad- es el descubrimiento que nos debe hacer despertar”.

    El debate está abierto y sólo ha comenzado. Una de las transformaciones sociales más profundas de la segunda mitad del siglo XX ha sido la entrada masiva de la mujer en el mundo del trabajo. La feminidad tiene mucho que aportar al mundo laboral (por ejemplo la intuición) y a los varones nos corresponde reaccionar a este cambio social aceptando una mayor flexibilidad en el mundo del trabajo, tanto en el varón (para colaborar aún mejor con la mujer en las tareas educativas y domésticas) como para la mujer. Se asume una mayor responsabilidad por las familias y por la propia familia, apoyándose mutuamente, de la mejor manera posible, considerando los talentos naturales dados a ambos y sacándoles el mejor partido posible para toda la familia, sin pensar qué pierdo entregándome, sino qué gano: un buen campo para la cultura del diálogo.

  • Premio al “coraje civil” en Berlín para Zapatero - Hasta dónde llega la demagogia del “orgullo” Gay

    medium_Homo_Lobby.2.jpegEl pasado 22 de julio se entregó en Berlín el Premio al “coraje civil”, promovido por la organización del “orgullo” Gay, al Presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero. Recogió el premio en su nombre el Embajador de España, Gabriel Busquets, según ha dado a conocer la prensa alemana. En la página web de la organización (www.csd-berlin.de) se afirma que: ha consegido para los homosexuales una legislación única en Europa, y esto, para un país de talante católico, es algo muy especial. Zapatero no se ha dejado intimidar por la protesta católica. Esto le pone como ejemplo y le hace portador del Premio al coraje civil de la Asociación Christopher Street Day de Berlín 2006”.

     

    Por lo general, no le prestaría ninguna atención a esta noticia, pero en esta ocasión no fue así porque hace unos días cayó en mis manos un texto muy revelador (“Selling Homosexuality to America”, www.lifeissues.net) de Paul R. Rondeau, profesional de ventas y márketing de la industria americana durante más de 25 años, especialista en “comunicación persuasiva” de la Regent University y, actualmente, vicepresidente de “Alliance for Marriage”. El texto analiza con detalle cómo los activistas gay utilizan la retórica, la psicología social y los medios de comunicación, todos ellos elementos del marketing, para posicionar el marco en el que se discute la homosexualidad en un contexto público, y también el cómo se discute. En esencia, se puede decir que cuando se trata de la homosexualidad, los activistas pretenden definir “lo que todo el mundo sabe” y “lo que todo el mundo asume como cierto” aunque no todos saben realmente”, ni tampoco puedan asumirlo como cierto.

    Que los gays utilicen modernas técnicas de marketing y la persuasión no es una casualidad. Cuando en febrero de 1988 cerca de doscientos activistas homosexuales de todo el país se juntaron en Warrenton, Virginia D.C., fue patente que se trataba de una “declaración de guerra” con el fin de definir un programa para el movimiento Gay-Rights. Los dos sociólogos y activistas homosexuales Marshall Kirk y Hunter Madsen (los dos licenciados en Harvard) exigieron una campaña de relaciones públicas preparada con detalle para “colocar la primera piedra de la próxima etapa de la revolución homosexual y así conseguir el triunfo final sobre la hipocresía”. Se elaboró una estrategia de tres fases.

    La primera fase es la “de-sensibilización”: La opinión pública es confrontada con una lluvia continua de mensajes con el tema de la homosexualidad hasta que la gente se haya acostumbrado. Así, lo que al principio provocaba cierto rechazo, no producirá más que un ligero sacudir de hombros. Solo así se consiguirá que el “producto” homosexualidad sea tenido en cuenta por el mercado.

    La segunda fase es la “manipulación”: Se le hace entender a la opinión pública que la homosexualidad es una alternativa totalmente equiparada a la heterosexualidad. Todo lo que lo contradiga, por ejemplo la falta de datos, de lógica o de argumentos debe ser pasado por alto. “Las prácticas homosexuales (para detalles lean el texto referido), o en otras palabras, lo que hacen los homosexuales, así como el número de “parejas” que tienen no debe ser tematizado”, dice Rondeau. Se trata de crear la impresión de que se tiene una visión positiva de la homosexualidad avalada no sólo por la ciencia sino también en el aspecto humano y ético. Los que se oponen están bajo un signo negativo: son ignorantes, fundamentalistas e hipócritas.

    La tercera fase es la “conversión”: Se pretende una conversión en el pensamiento, en el sentimiento y en la actuación. La propaganda transportada por los medios de comunicación en imagenes y en palabras presenta a los homosexuales sólo como personas positivas, nobles, inteligentes y simpáticas. “Las personas famosas de la historia son para nosotros especialmente eficaces. Primero porque están muertas y de ese modo son incapaces de negar la verdad o de acusarnos de haberles quitado la buena fama. Por otra parte (y esto tiene más peso), no es posible negar que las virtudes y los logros de estas figuras históricas homosexuales las hacen aparecer como dignas de admiración”, según Kirk y Madsen.

    A los enemigos se les hace aparecer como extremistas. Se les acusa de homofobia. Las armas principales de esta “guerra” son los medios de comunicación, que por este motivo es preciso controlar, los partidos políticos, la justicia y especialmente las instituciones educativas desde el jardín de infancia hasta la universidad.

    “Es un lobby capitalista. El dinero supone el poder. Los homosexuales han demostrado que no sólo tienen acceso a la cumbre de los medios, del gobierno, de las instituciones educativas, de la economía, sino también al capital. Estos no parecen ser los atributos de una minoría oprimida”. El texto de Rondeau no se dirige de ningún modo a los hombres y mujeres que viven de forma homosexual, sino que se dirige al movimiento “Gay-Rights” y a su “guerra” sobre el poder, sobre las cabezas y los corazones de las personas.

    Mientras que este lobby intenta acallar a los enemigos y acomete una quiebra cultural descomunal…¿Qué podemos aprender de todo esto?. Estamos ante el reto de defender pacíficamente (sin crispar, ni dejarse crispar) los derechos de la familia en la que sólo el vínculo del hombre y la mujer es capaz de regenerar a la sociedad. Equiparar el vínculo homosexual al matrimonio de un hombre y una mujer y, aún más, reconocer su “derecho” a la adopción constituye un error antropológico fundamental.

  • Cuando no queda nadie, solo queda la familia

    Después del éxito editorial de 2004 de Frank Schirrmacher con “La conspiración de Matusalén” (más de 700.000 ejemplares vendidos), un libro que abre los ojos al lector frente al envejecimiento de las sociedades occidentales, aparece su última obra: “Minimum”. Schirrmacher, co-editor del Frankfurter Allgemeine Zeitung, explica de un modo muy gráfico que en las situaciones de crisis con peligro de vida (incendios, inundaciones, etc) existe -de un modo comprobado- una mayor probabilidad de que se salven antes los miembros de una familia, que aquellos que pretendían salvarse de un modo independiente y atónomo. De hecho si “en el tanscurso de un decenio el deseo de tener hijos desciende en los varones un 15% y en las mujeres un 5%, está descendiendo la economía moral, el recurso del altruismo. Esto suena a moralina pero fácilmente se puede traducir en cifras o en fórmulas de reciprocidad, pues los que sufrirán son los que más tarde serán independientes en su vejez y los que precisarán de ayuda sin poder ser capaces de comprar esa asistencia. La preocupación por el acoso a la familia y la disminución de la población no son, como muchas veces se afirma, la ansiedad conservadora por una familia intacta”. No sorprende que exista una correlación entre el número de hijos y el hecho de si una mujer es una asidua a las telenovelas (una palabra que ha sido incorporada al alemán) o a los “culebrones”. En Alemania existe una conciencia cada vez más elevada de que los programas de televisión, al presentar continuamente situaciones patológicas de la familia, han influido trágicamente en su percepción y en la idea, entre los jóvenes, de que se puede ser feliz sin tener familia: “Un estudio del año 2005 del Instituto Adolf Grimme constata que en los guiones de las películas un 56,1 % de las mujeres ¡no tienen hijos!. El 11,3 % de las mujeres y 8,3 % de los varones tienen un hijo. Dos hijos tienen un 6,8 % de las mujeres y un 4,8 % de los varones. Solo un 3,3 % de los varones y un 3,1 % de las mujeres tienen más de dos hijos. Y en el 25% de los protagonistas es difícil identificar si tienen o no tienen un hijo”. Schirrmacher hace ver “que se trata de mucho más que de la crisis del estado de bienestar y no de formas de vida o de cuestiones de poder sino que se trata mas bien del origen del capital social que permitirá estas formas de vida. A la hora de formar una familia o de la procreación, se trata, ni más ni menos, también de un proceso sociológico que está determinado, de un modo más profundo de lo que pensamos, por un componente biológico. Por eso, no estaría nada mal, echar un vistazo a la naturaleza para ver lo que nos espera”. La conclusión de Schirrmacher no se hace esperar: “Que el no querer tener hijos varones esté de moda no es la noticia sorprendente, sino que existe un nuevo interés por tener hijas. Los hijos son soportes importantes de la familia como proveedores del sustento. A pesar de la tendecia a ser afeminados, su herencia evolutiva les hace poco capaces para la asistencia familiar. Los varones no pueden, por tanto, lo que últimamente pueden las mujeres: lo pueden todo. Las hijas puede tener competencia social, pueden ser compasivas y pueden generar el sostenimiento. Por este aumento de posibilidades, la hijas, por primera vez en la historia de la sociedad moderna, podrán ejercer las funciones universales de ambos sexos”. Y no se queda aquí: “Quizá pensarán que esta tesis es exagerada o quizá no. Lo decisivo es que la dismunición de los recursos del parentesco por un lado y el crecimiento de la proporción de las mujeres en la sociedad por otro, asigna a las mujeres el papel de conservadoras de la red social. Las mujeres no son, para expresar una trivialidad, mejores hombres. Pero estas abuelas, madres e hijas decidirán si nuestra sociedad volverá a renacer”. “No podemos hacer girar el reloj hacia atrás. Hasta la mitad del siglo XXI habrá, según el pronóstico humano, cada vez menos niños y una distribución cada vez más marcada de familias clásicas o de las no-familias. Alemania tiene actualmente, de todos los países europeos, la concentración más elevada de nacimientos: el 26 % de la las mujeres nacidas en 1960 dieron a luz a la mitad de los niños nacidos de mujeres de ese mismo año”. Schirrmacher afirma al final de su libro con optimismo que “la verdadera herencia que podemos entregar es el discernimiento de que lo que las familias hacen por cada uno de sus miembros, lo hacen para todos. Hay roles que uno no puede escojer sino que nos escojen. Esto nos da esperanza. Si los niños profundizan lo que experimentan, tienen la increíble posibilidad de entregar una nueva herencia. Nuestra fe en la total disponiblilidad de todos los roles, estilos y del tiempo, nuestra convicción silenciosamente asumida por la televisión de que el destino es un programa libremente escogido por el hombre, nos ha hecho olvidar de que estamos jugando con fuerzas elementales”.