Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

Vacío informativo en verano

Un fenómeno típico de la temporada estival es lo que en alemán se llama el “Sommerloch” (el agujero del verano). En estos meses se paraliza la actividad laboral en todos los sectores. Tampoco se suelen tomar decisiones de gran envergadura. De repente algunas noticias cobran una importancia desproporcionada y uno tiene la impresión de que los medios no tienen suficientes contenidos y buscan noticias donde sea.

Uno de estos ejemplos recientes ha sido la polémica que se ha levantado en Alemania a raíz de la fotografía que el futbolista de la selección nacional, Mezut Özil, de origen turco, se hizo con el presidente de Turquía, Tayyip Erdogan. Mientras unos se rejaban las vestiduras otros decían que, de forma hipócrita, sólo estamos a favor de Özil cuando marca goles y la selección alemana gana. Esta discusión llenó los periódicos: cartas al director y todo tipo de artículos. Incluso el ministro federal de Justicia, Heiko Maas, tuvo que manifestarse diciendo que este debate es indigno de la República Federal. Cuando la mitad del telediario se dedica a este tema, algo no funciona.

La inmigración es otro tema de mayor envergadura que también está ocupando a los medios de comunicación este verano, como anticipación a las próximas elecciones autonómicas en Baviera en octubre. En efecto, el debate sobre los refugiados y el tira y afloja entre Merkel y el ministro del Interior, Horst Seehofer, está en la primera línea de la opinión pública. El resultado de las elecciones bávaras puede fortalecer o debilitar la coalición entre los partidos demócratas: CDU y CSU. También hay que tener en cuenta que el nuevo partido, Alternative für Deutschland (AfD), consiguó atraer votantes de protesta desde todos los partidos (derecha, izquierda y liberales) en las pasadas elecciones nacionales. Todos están preocupados con lo que pueda ocurrir en octubre en Baviera, ya que en las elecciones nacionales el CSU perdió muchos votos. La CSU se encuentra ante un dilema: seguir un discurso rígido u optar por un discurso moderado con el riesgo de que los votantes se muevan hacia la AfD. La crítica al discurso rígido de la CSU también es interna. Hace unos días un grupo de estudiantes se tiraron al suelo mojado para recordar a los refugiados que llegan a través del mediterráneo. También les llegó la crítica inesperada desde el Christopher Street Day.

No es fácil ser político estos días. El presidente bávaro Markus Söder se presenta con mucha autoconfianza en los Social Media. La situación geopolítica mundial obliga a reaccionar con cautela. El origen del problema migratorio tiene solo una solución local a largo plazo. Se acerca la época de las grandes alianzas.

Dejar un comentario

Optional