Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

La Politécnica de Munich

Hace unas semanas tuve la oportunidad de escuchar al Presidente de la Universidad Técnica de Munich (TUM), Wolfgang Herrmann con motivo del reciente 150 aniversario de su fundación. En el año 2006 la Technische Universität München fue declarada Universidad Excelente después de un riguroso proceso de selección. Esto le abrió las puertas a elevadas dotaciones estatales y privadas.

Varios profesores y estudiantes de esta universidad han recibido el premio nobel: nueve en química, uno en literatura, dos en medicina, cinco en física.

Hoy el 26 por ciento de los estudiantes no son alemanes y forman parte de los 40.000 estudiantes con los que cuenta la universidad.

La universidad se encuentra en expansión. No solo tiene un campus en Singapur (TUM Asia), sino que pronto abrirá otro campus en Heilbronn gracias a la ayuda de una gran dotación de la Fundación Dieter Schwarz.

En efecto, esta universidad es capaz de atraer 100 millones de donaciones al año. Esto se debe a la gran habilidad de talente carismático de su Presidente y del Director de Fundraising de la Universidad para acaparar el interés y la atención de posibles donantes, ya sean empresas, fundaciones o individuos. Por ejemplo, y de modo más bien anecdótico, es mítico el concierto anual que da el coro de la Universidad en el que el Presidente mismo toca el órgano, o la reunión estival de donantes en la que el Presidente de Fundraising en persona cocina un gran pastel.

“Máquinas inteligentes”, “Nanomotores”, el futuro del trabajo, de la movilidad y la “Geriatrónica” son algunos de los temas que ocupan y ocuparán a la Universidad en el futuro.

Al preguntar al Presidente Herrmann cuál es el secreto del éxito su respuesta es gráfica: “cunado una idea tiene muchos padres y madres, vuela”. En efecto, esta universidad presenta una gran capacidad de adaptación a las necesidades de cada época y su presidente es un gran comunicador.

No oculto que tengo cierto orgullo de tener el título académico (Dipl.-Ing.) de una Universidad Técnica de Alemania (en mi caso la de Aquisgrán, análogamente prestigiosa y también Universidad Excelente). Es un título que después de la reforma académica de Bologna ( con el Master y Batchelor) ya no se otroga: pero la TUM sigue otorgándolo. Por algún motivo será.

Dejar un comentario

Optional