Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

Melinda Gates y la Madre Teresa tienen más en común que no

Una de mis lecturas durante el confinamiento ha sido el libro de Melinda Gates "No hay vuelta atrás – El poder de las mujeres para cambiar el mundo”. Mi interés se disparó después de ver el documental "Inside Bill's Brain": Decodificando a Bill Gates" en Netflix. Tanto Bill como Melinda han sido y siguen siendo voces muy prominentes en relación con la pandemia del Covid-19 y algunas personas incluso ven teorías de conspiración conectadas con los Gates, que son totalmente infundadas.

Melinda no esconde en absoluto su educación católica. Comenta que "mi madre ha hecho más que nadie para formar e inspirar mi vida espiritual durante muchos años. Ella va a Misa cinco veces a la semana. Lee, va a retiros en silencio y explica ideas espirituales con pasión, apertura y curiosidad. Y me ha animado a hacer lo mismo". Sobre su padre escribe: "Un hombre puede llamar a otro hombre y compartir consejos sobre cómo mejorar sus matrimonios. Los hombres pueden desempeñar un papel como guardianes y partidarios de la unión". Las monjas católicas de su escuela estaban muy a favor de que las jóvenes se familiarizaran con los ordenadores, lo que era bastante inusual en aquella época. Melinda incluso escribe lo que significa Cristo para ella: "Los sumos sacerdotes querían quebrarlo. Y fracasaron. Su habilidad para absorber el dolor iba más allá de su capacidad para infligirlo, así que podía responder a su odio con amor". Sí, no lo creerán, pero el libro de Melinda trata al final sobre la esencia del amor: "La meta es que todos pertenezcan a alguien o a algo. La meta es que todos sean amados. El amor es lo que nos eleva. Cuando nos unimos, nos elevamos. Y en el mundo que estamos construyendo juntos, todos se elevan. Nadie es explotado porque sea pobre o excluido, es un ser humano. No hay estigma y no hay vergüenza y no hay un estigma de inferioridad por estar enfermo, o por ser viejo, o por no ser de la raza "correcta", o por ser de la religión "equivocada", o por ser una niña o una mujer. No hay una raza o religión o género equivocado. Nos hemos deshecho de nuestros falsos límites. Podemos amar sin límites. Nos vemos a nosotros mismos en los demás. Nos vemos a nosotros mismos como otros. Ese es el momento del despegue".

Leer este libro es realmente conmovedor. Ella cita lo que escuchó de Hans Rosling, el autor del best seller "Factfulness", cuando le visitó en Suecia: "Melinda, si recuerdas sólo una cosa que te he dicho, recuerda que tienes que ir a la gente de los márgenes". Esto es exactamente lo que Melinda ha estado haciendo desde que comenzó a trabajar para la Fundación Bill y Melinda Gates. Ha estado visitando a los más pobres de los pobres, viajando hasta el fin del mundo. Cuenta numerosas historias conmovedoras relacionadas con la salud en la maternidad y con los recién nacidos, la planificación familiar, las niñas en las escuelas, el trabajo no remunerado, el matrimonio infantil, las mujeres en la agricultura, las mujeres en el lugar de trabajo y las mujeres en el "trabajo" sexual. Todos ellos son capítulos muy relevantes relacionados con la forma en que el empoderamiento de la mujer cambia el mundo.

De alguna manera Melinda me recuerda a la madre Teresa de Calcuta. Algunos estarán totalmente en desacuerdo con esta comparación e incluso se sorprenderán. Melinda y la Madre Teresa son mujeres católicas interesadas en el empoderamiento de la mujer, con un alto sentido de la dignidad y la igualdad. Ambas subrayan la necesidad de la educación para cambiar la sociedad y ambas creen en el poderoso papel que las mujeres pueden y van a desempeñar si los hombres se lo permiten. Sólo en el tema de la planificación familiar natural por oposición a los anticonceptivos hay un gran desacuerdo entre ambas. El riesgo del uso masivo de anticonceptivos es contar con las píldoras (y por ahí se ataja la educación) para resolver rápidamente un problema, como lo afirmó la Madre Teresa en su discurso en el Desayuno Nacional de Oración patrocinado por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 3 de febrero de 1994.

Bastante notable es también lo que Melinda escribe sobre su fundación y la de su marido: "Somos una fundación en aprendizaje. Si vemos una oportunidad en un área que es nueva para nosotros, empezamos haciendo pequeñas donaciones. Observamos lo que sucede, tratamos de entender las cosas. Buscamos puntos de ventaja. Luego vemos si una inversión mayor tiene sentido".  

Esta es una buena regla para cualquier filántropo comprometido en cambiar el mundo.

Comentarios

  • Muy bueno. Gracias. Leo el libro.

Dejar un comentario

Optional