Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

Solidaridad en Múnich

ArmutMünchen.jpgMúnich es quizá una de las ciudades más ricas de Alemania y de Europa. Se ve en la calle. Sin embargo lo que no se aprecia es que hay alrededor de seis mil personas, también familias, que viven en viviendas de acogida para personas necesitadas. No me estoy refiriendo a refugiados, sino a personas que han caído en la penuria.

No es difícil convertirse en vagabundo. Un problema con el alcohol, perder el trabajo o llegar al divorcio y uno puede acabar pronto en la calle. No es sorprendente encontrar a un vagabundo con título universitario.

Hace poco he conocido a las promotoras de una ONG que lleva el nombre “Dein München” (tu Munich), cuya principal labor es ayudar a integrar en la sociedad a jóvenes que pertenecen a familias que pasan por esta situación. Les dan la oportunidad de participar en la vida cultural, en iniciativas del mundo laboral y en actividades deportivas.

Para los jóvenes en esta situación es muy conveniente contar con ejemplos de personas que, con esfuerzo, han sabido salir adelante. Sin duda es la mejor manera de ayudarles a superarse. “No Limits” se llama uno de los proyectos que promueven. En efecto, uno de los efectos de la buena educación consiste en hacer atractivo el esfuerzo.

Otro proyecto que he conocido es el de la asistencia ambulatoria a familias con hijos con enfermedades terminales. Son situaciones que, con frecuencia, superan a las familias y a los matrimonios, por lo que sin esa ayuda sería casi imposible enfrentarse a esas circunstancias.

Y, por último, menciono al matrimonio que forman Clarissa y Michael Käfer (del conocido catering Käfer de Múnich), que con motivo de su boda decidieron crear una fundación a favor de los ancianos y las personas dementes. Pensaron que es más difícil, y por lo tanto un mayor reto, recoger fondos para estas personas, mientras que conseguir donativos para niños es más fácil.

Es maravilloso comprobar y ver de primera mano que hay personas dedicadas a los demás. Al fin y al cabo esto es lo que nos hace felices, son acciones que elevan el amor a su máxima expresión y que nos convierten en personas útiles para los que nos rodean y así tener una vida lograda, fructífera.

Dejar un comentario

Optional