Ok

By continuing your visit to this site, you accept the use of cookies. These ensure the smooth running of our services. Learn more.

50 años del Foro de Davos

wef-2020-world-economic-forum-davos-759x500.jpgDurante esta semana se celebra en Davos (Suiza) la reunión anual del World Economic Forum, un evento de gran trascendencia al reunir a los principales líderes mundiales de las esferas política, económica y social. Debido a mi trabajo en la sede de Múnich del IESE Business School, he podido tratar más de cerca esta institución y el pasado 9 de octubre incluso pude conocer y conversar con su fundador y presidente, el catedrático Klaus Schwab, ingeniero alemán. El congreso celebra este año su 50ª edición, bajo el lema “Stakeholders for a cohesive and sustainable world”.

Siempre llaman la atención las iniciativas que nacen pequeñas y que, posteriormente, van creciendo de un modo orgánico y natural por estar bien pensadas. La idea de Klaus Schwab consiste en que algunos problemas mundiales son de tal envergadura, que se necesita de la ayuda y de la participación de muchos para resolverlos, de tal modo que no solo unos pocos se beneficien de la solución sino muchos, cuantos más mejor. Estamos hablando de asuntos como la conservación de la naturaleza, la desigualdad en el reparto de la riqueza, la injusticia social, la discriminación o la paz, entre otros. Para esto se le ocurrió crear una plataforma de diálogo, cooperación y colaboración pública y privada en la que no solo participan los jefes de Gobierno de muchos países, sino también los máximos ejecutivos de grandes empresas, los mil CEOs más importantes de todo el mundo.

El director de cine alemán Marcus Vetter ha rodado el documental Das Forum, de casi dos horas y que se ha estrenado recientemente. La película refleja el trabajo del World Economic Forum durante los años 2018 y 2019. La convención de Davos es la más importante y la más conocida organizada por el Foro, pero ni muchos menos es la única. El Foro desarrolla convenciones en África, Dubai, EE.UU. y en otros lugares y mantiene múltiples iniciativas interdisciplinares del área de la salud, de la cuarta revolución industrial, de la inteligencia artificial, de la seguridad cibernética, del futuro de la educación y del trabajo, de la energía, del medio ambiente y un largo etc. No sorprende por lo tanto que ochocientas personas trabajen de un modo permanente en el Foro. Además, esta institución se ha ganado su propio prestigio, al haberse convertido en una fuente neutral de información y de análisis que pocos ponen en duda cuando emiten sus informes, que son frecuentemente citados.

El documental es digno de verse y espero que esté disponible en castellano próximamente. Está lleno de la tensión propia de nuestros días: por un lado aparecen la joven activista sueca Greta Thunberg y Jennifer Morgan, directora de Greenpeace. Y, por otro lado, el presidente norteamericano, Donald Trump, y el brasileño, Jair Bolsonaro. Como testigos del trabajo de Klaus Schwab podemos ver, por ejemplo, a la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde. Klaus Schwab es un maestro del diálogo de las partes contrarias, lo cual le hace artífice de la paz, como ya lo demostró con Nelson Mandela y lo intentó con Simón Peres y Yasir Arafat. Como él mismo explica, la inspiración le proviene de la importancia que le da a la justicia social y con esto se la juega constantemente, aún con el riesgo de no ser everybody´s darling.

Dejar un comentario

Optional